Chanel, durante la rueda de prensa de este martes en Madrid, tras el bronce en Eurovisión. / efe

Chanel

«No hemos trabajado para callarle la boca a nadie»

La cantante celebra su bronce mientras RTVE dice que «no está en juego» el puesto de Españatras los polémicos votos en Eurovisión

J. MORENO Madrid

Pasó el lunes descansando, pero Chanel adelantó, en su primera aparición ayer con medios de comunicación tras regresar de Turín, que «se vienen cositas» en su incipiente carrera profesional. La representante española en el Festival de Eurovisión 2022 no escondió su orgullo por el tercer puesto que logró para España. Un logro, insistió, al que le dedicó «mucha energía e ilusión» junto a todo su equipo y que no fue fruto de «una varita mágica». La artista, que presumió de mirar siempre el lado positivo de las cosas, decidió no mirar al pasado tras las duras críticas que recibió después del 'Benidorm Fest': «No hemos trabajado para callarle la boca a nadie. Somos profesionales y hemos trabajado por la candidatura. Todo se ha colocado donde se tenía que colocar», avisó.

El último desprecio al que tuvo que enfrentarse Chanel fue el que protagonizó el comentarista de Italia en el festival, Cristiano Malgiogio, que calificó a la representante española como «una Jennifer López de saldo» durante la retransmisión de la RAI. Desde RTVE, señalaron, expresaron el malestar a la cadena pública italiana, que «se disculpó de manera clara y contundente». También el propio Malgiogio pidió perdón a la cantante, con un ramo de flores que mandó a los estudios de Prado del Rey y un vídeo en el que aseguró que «el tono y el comentario han sido malinterpretados». «A nadie le gusta que le digan algo así, es un comentario desafortunado, pero obviamente valoro el ponerte delante de una cámara y públicamente pedir disculpas», valoró Chanel.

Ajena a las polémicas, la artista anunció que ya ha comenzado a preparar su nueva etapa profesional tras el bronce en Eurovisión aunque, de momento, no concretó ningún proyecto. «Tengo muchas ganas de contar, pero hay muchos ingredientes encima de la mesa. Solo hay que ponerlos en ebullición», avanzó. La artista catalana de origen cubano animó a sus compañeros de profesión a que se presentaran al 'Benidorm Fest', la preselección española para el concurso musical, cuya preparación para la edición de 2023 ya se ha iniciado.

A las niñas que ven a Chanel como un ejemplo a seguir, les aconseja que «sean libres» y que «nadie les condicione». «Recuerdo cuando era pequeña y salía en televisión una artista racializada, decía yo soy esa. Sí se puede. He vivido cosas muy feas desde pequeña. Es una realidad que sigue siendo real a pie de calle, pero ese tipo de ejemplos abren la mente», se sinceró esta joven originiaria de La Habana, que a los tres años se mudó a Olesa de Montserrat (Barcelona).

A los que la criticaron duramente en redes sociales tras su victoria en el 'Benidorm Fest' y ahora celebran la tercera posición en Eurovisión, les da la bienvenida «al barquito de 'SloMo'». Ella y sus bailarines tienen claro quiénes le apoyaron desde el principio. «No tengo rencor, pero aprendamos de esto», subrayó Chanel.

Las dudas

La Corporación pública también se pronunció sobre la polémica intervención de la Unión Europea de Radiodifusión (UER), el organismo encargado de organizar Eurovisión, en el voto del jurado de seis países al encontrar «un patrón extraño de calificaciones». Rumanía, Georgia, Montenegro y Azerbaiyán, entre otros, censuraron irregularidades en sus votaciones, que podrían haber dado la segunda posición España si la UER no hubiera actuado. «RTVE quiere despejar cualquier duda acerca de lo que ha ocurrido», manifestó la directora de Comunicación y Participación, María Eizaguirre, que alabó además «el buen hacer y trabajo» de los profesionales involucrados en el proceso de Eurovisión.

En este contexto, Eizaguirre dejó claro que «el resultado es el que es» y que «las normas están claras», recordando que el ajuste de votos «está recogido en la normativa» de Eurovisión y ya se ha llevado a cabo en otras ediciones. «No está en juego la segunda plaza para España. Vamos a poner un poco de sensatez. Ha ganado Ucrania porque el televoto le dio ese apoyo mayoritario», explicó. «Lo importante era tener una candidatura competitiva. Nos sentimos ganadores. Estamos en el camino de traernos el micrófono de cristal y hay que seguir trabajando para hacer realidad ese sueño», añadió quien reiteró el ofrecimiento de la Corporación por albergar Eurovisión en 2023 si Ucrania renunciase a la celebración.

La UER, por su parte, sigue sin despejar las dudas en torno a las votaciones y afirmó este martes que continúa revisando las posibles «pautas de voto irregulares» de seis países durante la segunda semifinal del certamen, aunque señaló que necesita tiempo antes de llegar a conclusiones. «El proceso necesita concluirse antes de que podamos hacer nuevos comentarios», explicó en un breve comunicado, ante las críticas de países como Rumanía, cuyos votos del jurado no fueron tenidos en cuenta durante la final debido a las sospechas de la semifinal.