Ana Darias, actriz de 'El pueblo' y 'Cuéntame. / r. c.

Ana Arias, actriz

«Tener un refugio en el medio rural y desconectar es una maravilla»

Debuta en la tercera temporada de 'El Pueblo', una serie que compagina con su regreso a la mítica 'Cuéntame'

J. MORENO Madrid

Del barrio ficticio de San Genaro al pueblo de Peñafría. La actriz Ana Arias (39 años, Madrid) se incorpora como fichaje de la tercera temporada de 'El Pueblo', disponible en Amazon Prime Video, junto al actor Raúl Peña, con quien interpreta a una pareja que abandona la gran ciudad para tomarse un año sabático. La intérprete además regresará a 'Cuéntame cómo pasó' para volver a dar vida a Paquita, una de las protagonistas de las tramas de la nueva temporada que próximamente emitirá TVE

-¿Qué tal le han acogido en el rodaje?

-La sensación era igual que en 'Cuéntame', cuando llegué ya llevaban tres años de serie. Al llegar fue una maravilla, no sé cómo describirlo mejor. El equipo está tan unido y van todos a una de tal manera que lo importante no son las individualidades de cada uno, sino el proyecto. Me sentí un engranaje de la cadena. Me acogieron con mucho cariño y ha fluido todo con naturalidad. Ver la manera que tenían de rodar, tanto Alberto como Laura (Caballero), me dio tranquilidad, porque ellos lo tienen todo muy claro.

-¿Es muy diferente grabar en un pueblo de Soria, fuera de un plató de Madrid?

-Lo he notado muchísimo. Cambia el levantarte con el ruido de los pajaritos y bajar a desayunar. También es diferente la manera de rodar, yo nunca lo había experimentado porque estaba acostumbrada al plató. Ha sido, por un lado, una pasada, y por otro, hacer encaje de bolillos porque la conciliación en familia, teniendo que rodar fuera… Es lo que más cuesta.

-Dicen que es una zona con poca cobertura. ¿Cómo lo ha llevado?

-A veces, me sentí identificada con 'El Pueblo', yendo a las ruinas a buscar cobertura (risas). Me he visto en muchas ocasiones así. De todas maneras, todo el equipo me dice que esta temporada ha mejorado, que antes era mucho peor. El pueblo es nuestro y tenemos a vigilantes de seguridad. Vivimos ahí durante el rodaje, como en una especie de 'Gran Hermano' pero sin edredoning, que yo sepa.

-¿Dejaría la ciudad para irse a un pueblo?

-A mí los pueblos me gustan muchísimo. Es verdad que por mi trabajo, irte a uno de ellos complica las cosas, pero también es verdad que desconectar y tener un refugio es una maravilla. Por temporadas, desde luego que lo haría. Yo soy más de ciudad, pero he estado muchos años en un pueblo.

-¿Entiende ahora más el despertar de la España vacía en zonas como Soria?

-Antes de rodar 'El Pueblo', ya había ido a un festival de cortos en Soria. Cuando fui conocí a gente de la España vacía y sí, los entiendo. Los servicios públicos básicos son necesarios, porque no puede ser que haya gente que se tenga que recorrer muchos kilómetros para poder ir al médico. Hay que buscar un término medio.

«Nunca puedes hacer planes»

-Se fue de 'Cuéntame' entre lágrimas y regresa con la nueva temporada. ¿Cómo surgió la vuelta?

-La despedida de 'Cuéntame' era definitiva, pero esta es la prueba de que en la vida nunca puedes hacer planes. Mi idea era hacer otras cosas, con todo el cariño del mundo. No nos despedimos con ningún mal rollo. Después de rodar 'El Pueblo', me llamaron y me pidieron volver a participar porque después de una temporada extraña, con saltos al futuro, creo que querían recuperar la esencia de 'Cuéntame'. Había una trama de una de mis hijas que no puedo adelantar, pero es fuerte. Para la serie, que no apareciera la madre de la niña en una trama semejante, no tenía sentido. Lo mejor para el guion es que Paquita apareciera.

-¿Qué es lo que más le gusta de Paquita?

-Son 17 años con Paquita. Lo que más me gusta es su fuerza y determinación. Ella no se detiene ante nada. Con su familia, lo que haga falta. Esto me fascina de ella y hasta lo envidio.

-Contó María Galiana en 'Salvados' que la despedida de Juan Echanove en Cuéntame fue «muy injusta». ¿Comparte su visión?

-A menuda le vas a preguntar, yo era su mujer (risas). No es que fuera injusto para la serie, fue para mí como actriz. Era un grandísimo personaje y creo que la ficción perdió sin él. Como actores teníamos un 'feeling' muy grande a la hora de trabajar. Con Juan Echanove sabía que me podía tirar de cualquier barranco porque siempre iba a estar su red para recogerme. Y viceversa. Teníamos esa confianza y seguridad que nos hacía llegar lejos en la interpretación.

-¿Le han seguido reconociendo en la calle tras su salida de 'Cuéntame'?

-Sí, y además la gente estaba enfadada preguntándome por qué me había ido de la serie y que no la verían sin mí. Los espectadores me han demostrado muchísimo su cariño, pero es verdad que ahora ya me saludan por 'El Pueblo'. Con 'Cuéntame', por ejemplo, me reconocieron comprando ropa en una tienda de Nueva York o en Argentina caminando por la calle.

-¿Todavía le queda mucho por contar en esta mítica ficción?

-'Cuéntame' es una serie histórica que va a ser difícil concluir. No sé el final dónde estará, ni cómo ni cuándo. Yo no me lo imagino.