Silvia Abril, en 'La noche D'. / R. Tejedor

Silvia Abril | Humorista

«'La niña de Shrek' siempre sigue conmigo»

La presentadora es uno de los fichajes de la segunda temporada de 'La noche D', el programa de Dani Rovira en TVE

J. MORENO Madrid

La humorista y actriz Silvia Abril (Mataró, Barcelona, 50 años) es una de las grandes novedades de la segunda temporada de 'La noche D', el show que presenta Dani Rovira esta noche (22.40 horas) en La 1 de TVE y que recibe, en su nueva entrega, a Rossy de Palma, Esther Arroyo, Carmina Barrios y Mario Vaquerizo. La catalana se estrena en la cadena pública con la que espera iniciar «una nueva relación». «Hay cositas por ahí, me estoy dejando querer», adelanta.

–¿Cómo fue recibir la noticia de que iba a ser colaboradora de 'La noche D'?

–Pensé que era muy guay, porque me lo pasé muy bien cuando vine de invitada. Me apetecía un montón volver. A Dani Rovira lo conozco y me lo 'como'. Es una maravilla.

–¿Y cuál es su rol en el programa?

–Voy a hacer un poco de todo. En este programa todos hacemos de todo cada semana, y eso es lo guay. Sí que va a haber personajes que, a medida que cuajen, se van a quedar instalados en 'La noche D'. Estamos probando y vamos a ir viendo.

–Vemos mucha improvisación.

–Es así. Estoy acostumbrada a saltarme el guion. Y no lo voy a hacer de otra manera aquí. Vengo a hacer salto de pértiga.

–¿No se pone ningún filtro?

–Un poco de freno sí que me pongo, porque es un programa blanco. Pero me quieren a mí, quieren mi esencia. Habrá que buscar ese difícil equilibrio.

–¿Alguna vez se ha quedado en blanco?

–Muchas veces me quedo en blanco y tiras para adelante. Al final haces callo de eso. Sacas recursos porque pasa muchísimo. Los blancos están a la orden del día, pero siempre se sale. Se pasa mal.

–Hay muchos reencuentros con amigos en 'La noche D'.

–Hay muy buen ambiente, hasta con el equipo que no conozco de nada. Esto es ya como una familia, que la temporada pasada cuajó, y se trabaja muy cómodo.

–De los invitados que han pasado por el plató en estas primeras entregas, ¿hay alguno que le haya hecho ilusión?

–Con Jordi Sánchez, porque hacía mucho tiempo que no lo veía. Hemos estado hablando por teléfono, pero desde hace dos meses no le veía físicamente. El covid que pasó fue de los duros y me ha hecho especial ilusión verle.

–Ha dicho que tenía muchas ganas de trabajar con TVE. ¿Tiene algún proyecto más?

–Yo diría que con 'La noche D' se inicia una nueva relación con TVE. Y vamos a ver a dónde nos lleva. Colaborar con la televisión pública me parece genial. Hay cositas con TVE, me estoy dejando querer.

–Su personaje de 'la niña de Shrek', ¿ha quedado ya en el olvido?

–'La niña de Shrek' siempre está ahí presente, pero aquí no la voy a hacer, porque voy a hacer otras cosas, pero sigue conmigo. Y no voy a renunciar a ella.

–Va a competir en franja con el 'Late motiv' de Buenafuente, su pareja...

–Sí, pero son ofertas muy diferentes, porque 'Late motiv' está en Movistar+, que es una plataforma y no se puede comparar con TVE. No hay competencia, son lenguajes diferentes. Con Andreu bien, compartiendo experiencias en casa. Hay mucha competencia sana.

–¿En casa de los cómicos siempre hay buen humor o el personaje se queda fuera?

–Intentamos que el personaje se quede fuera y a pesar de encarar la vida desde el humor, porque no sabemos hacerlo de otra manera, en casa un poco de calma. Pero siempre desde el buen humor y también con enfados, porque somos dos personas normales.

–¿Tiene el gusanillo de presentar en solitario?

–Siempre es un reto que está ahí. Ya lo hice con el 'Juego de juegos' de Antena 3 y también con 'LOL: Si te ríes, pierdes' (Amazon Prime Video), aunque era compartido con Carolina Iglesias con quien he estado encantada de conocerla en persona. Los retos están para asumirlos y me apetece hacer cosas nuevas. Y presentar es algo que he hecho muy poco así que, cuando venga, bienvenido es.

–¿Sigue cocinando tras su participación en 'MasterChef Celebrity'?

–Me gusta cocinar. Ahora no le puedo dedicar el tiempo que querría, porque tengo la agenda apretada, pero los fines de semana disfruto cocinando y, sobre todo, disfruto viendo a los demás comer. La cocina tiene mucho de amor y de compartir.

–¿Ha sido la experiencia más dura de su carrera profesional?

–Para mí sin duda. A nivel físico, de exigencia. Me lo tomé muy en serio y fue muy duro, porque son jornadas de grabaciones muy largas y extenuantes. Soy competitiva, pero acepto muy rápido la derrota. La encajo superbien.