Betty White, en una imagen de archivo. / Reuters

Muere a los 99 años Betty White, la última de 'Las chicas de oro'

La actriz, que hubiera cumplido 100 años este 17 de enero, atesora la carrera más larga en televisión con ocho décadas ininterrumpidas, según el Libro Guinness de los Récords

Oskar Belategui
OSKAR BELATEGUI

Betty White era una institución en el show business estadounidense, una actriz popular y queridísima que aparece en el Libro Guinness de los Récords como la poseedora de la carrera más larga en televisión: ocho décadas ininterrumpidas, que es como decir la historia misma del medio. Entre nosotros, White era exclusivamente Rose Nylund, una de las cuatro 'chicas de oro'. A lo largo de siete temporadas, de 1985 a 1992, aquella serie sobre cuatro mujeres que viven juntas, divorciadas o viudas, en un chalet de Miami reservó para la actriz las risas más tiernas. Estaba la vieja sarcástica (Estelle Getty), la sensata y madura (Beatrice Arthur), la coqueta comehombres (Rue McClanahan) y Rose, siempre con sus historias sobre Saint Olaf el pueblo de Minesota del que procedía, habitado por excéntricos vecinos de origen noruego. Un personaje que vivía en su nube, ingenuo e inocente, y que aportaba corazón a las vivencias de estas jubiladas a las que ya no les hacían falta maridos en su vida.

Vídeo. Fragmentos de 'Las chicas de oro'.

White falleció este viernes 31 de diciembre a los 99 años, apenas a dos semanas de cumplir los cien el próximo 17 de enero. Era la mayor y la última superviviente del reparto original de 'Las chicas de oro'. Hace unos días, su cuenta de Twitter revelaba la portaba de la revista 'People', que celebra su centenario y le pregunta por los secretos de su longevidad. «Tengo mucha suerte de gozar de tan buena salud», se felicitaba la actriz. Según White, haber nacido «como una optimista disparatada» era la clave. «Lo heredé de mi madre y eso nunca ha cambiado, siempre encuentro lo positivo». En cuanto a su dieta, bromeaba: «Trato de evitar cualquier cosa verde. Creo que ha funcionado».

Betty Marion White nació en 1922 en Oak Park, Illinois, aunque creció en Los Ángeles. Hija única de un ingeniero eléctrico y una ama de casa, soñaba con ser cantante de opereta y en el instituto de Beverly Hills ya hacía teatro. Tras pasar por la radio, acabó en un medio que daba sus primeros pasos: la televisión. En los años 40, ya fue la primera mujer nominada a un Emmy por sus programas de variedades. En los 50, una de las primeras, junto a Lucille Ball, en producir y protagonizar su propia serie, 'Life with Elizabeth', y también la pionera en contratar a una directora mujer para su espacio de entrevistas. El cine llamó a su puerta y en 1962 interpretó a una senadora en 'Tempestad sobre Washington', de Otto Preminger. Sin embargo, la casi totalidad de su carrera se circunscribió a la pequeña pantalla.

Betty White en 'Las chicas de oro', dando vida a una senadora en 'Tempestad sobre Washington' (1962) y junto a su tercer marido, Allen Ludden.

La lista de series en cuyos créditos aparece White es abrumadora: 'Fama', 'Hotel', 'Vacaciones en el mar', 'Santa Bárbara', 'Ally McBeal', 'Belleza y poder'… La intérprete estuvo en activo hasta el final de sus días y, ya nonagenaria, aparecía en 'Póquer de reinas' o ponía su voz en los dibujos de 'Toy Story 4' y la serie de Bob Esponja. Además de Rose Nylund, papel que encarnó en cuatro series ('Las chicas de oro', 'El hotel de oro', 'Nurses' y 'Nido vacío'), su otro personaje memorable es  la promiscua Sue Ann Nivens en 'La chica de la tele', título mítico de los 70 protagonizado por Mary Tyler Moore. En ella daba vida a la presentadora de un programa de cocina obsesionada por el sexo. Por eso no quiso ser la más salidilla de 'Las chicas de oro' cuando se lo propusieron en un inicio: «Me querían como la ninfómana Blanche, pero ya había interpretado eso», contestó.

No. En la vida real Betty White no era la adorable tontita que nos conquistó en la ficción. En 1954 se atrevió a contratar al músico negro Arthur Duncan para 'El show de Betty White', desoyendo las críticas de los canales sureños, que se negaban a emitirlo si no eliminaba su aparición. La lucha por los derechos civiles y el amor por los animales (rechazó ser la madre de Helen Hunt en 'Mejor imposible' descontenta por cómo se trababa al perro en la película) también marcaron la vida de una estrella que vivió una nueva etapa de su carrera en la era de las redes sociales. Un anuncio de chocolatinas en la Super Bowl hace diez años en el que aparecía jugando al fútbol americano volvió a ponerla de moda. Una campaña en Facebook que recogió medio millón de firmas logró que se convirtiera en la presentadora más anciana del 'Saturday Night Live' en los cuarenta años de historia del programa. Aguantó una hora en directo sin ningún fallo y ganó su sexto Emmy.

Vídeo. El monólogo de Betty White en 'Saturday Night Live' .

Betty White tuvo tres maridos: el piloto Dick Barker, el actor Lane Allan y el presentador Allen Ludden, el gran amor de su vida. Le conoció a comienzos de los 60 en el concurso 'Password', un tipo de programas que la actriz frecuentó durante toda su vida por su simpatía y rapidez mental. El primer día que fue, Ludden quedó prendado y le pidió que se casara con él. Ella celebró la broma sin darle importancia. Cada vez que acudía, el presentador le pedía matrimonio. Al cabo de un año le regaló un anillo de brillantes en antena y ella, molesta, lo rechazó. Al final se casaron y convivieron durante 18 años, sin hijos, hasta la muerte de Ludden en 1981 víctima del cáncer. Cuando Oprah Winfrey le preguntó a Betty White en 2015 si se arrepentía de algo en su vida, esta le contestó: «Sí, de no darle el sí a mi marido la primera vez que me pidió que nos casáramos».