La lección de vida de Ismailah

    Cargando reproductor ...
11/10/2019

No consiguió el pase de oro en Got Talent España, pero este grancanario se llevó cuatro síes y el calor de todos los presentes. Ismailah se subió al escenario del programa de Telecinco para cantar con su particular ‘hey’ Sólo pienso en ti, de Víctor Manuel. Las imágenes en vídeo han sido tomadas directamente de la web de la cadena.

ETIQUETAS:

Ismailah es un joven de 32 años procedente de Las Palmas de Gran Canaria cuyo sueño siempre ha sido cantar. Y no porque le guste la música o tenga una gran capacidad para ella, que también, sino porque al sufrir una discapacidad desde muy pequeño, ve en ella una forma de expresarse. «De pequeño, como no sabía hablar, tarareaba Mecano», afirmó.

El grancanario se despertó a las 5.00 horas de la mañana para poner rumbo al teatro donde se grababa el programa en Madrid junto a su madre, la verdadera impulsora del sueño del aspirante. Antes de su salida al escenario, le dio unos últimos consejos: «vocaliza (...) transmite (...) disfruta». Ismailah disfrutó y conquistó al público, que se quedó inmóvil al escucharle interpretar la canción de Víctor Manuel Sólo pienso en ti.

Pocos daban crédito a la dulce voz que salía de un cuerpo tan grande, plantado sobre las tablas con sus bermudas vaqueras, su micrófono y sus gestos en cada «hey» que coreaba la letra. «Ismailah me ha gustado mucho tu canción. Es una canción que a mí me pone triste, pero viéndote a ti cantándola me alegra muchísimo porque sé que te hace feliz. Eres un ser especial y haces feliz a todos los que están a tu vera», le dijo una emocionada Paz Padilla, que no pudo evitar levantarse y besar al grancanario.

Él sonreía y agradecía los aplausos del público y las valoraciones del jurado, todas positivas. «Te lo han dicho todo mis compañeros. Yo creo que la música también está para esto, la música está también para darnos lecciones, lecciones de vida a todos. Gracias», añadió Risto.

A Ismailah no le dieron el pase de oro, que lleva directamente a la semifinal, pero en esta ocasión daba igual porque se llevó algo más importante: el respeto y la admiración de todos los presentes.