Javier Rey, en una escena de la serie 'Mentiras', que hoy emite Antena 3. / R. C.

Entrevista a Javier Rey, actor

«El gran poder de la ficción es que plantea y genera debates»

Interpreta en 'Mentiras' (Antena 3) a un cirujano acusado de violación que trata de defender su verdad

J. MORENO

La última apuesta de ficción en Antena 3 plantea dos dilemas a la audiencia sobre un caso de presunta violación: creer a un respetable cirujano, Xavier Vera, interpretado por Javier Rey (Noya, A Coruña, 41 años), que dice que tuvieron una relación consentida o a la profesora de instituto (Ángela Cremonte) con un historial de denuncias por acoso y trastornos psicológicos. Así es 'Mentiras', la adaptación de la británica 'Liar' de la que la cadena de Atresmedia emite una nueva entrega esta noche (22:45 horas) y donde todos los personajes están bajo la sospecha de no contar la verdad.

-La ficción aborda una cuestión muy sensible: violación, prejuicios y sistema judicial. ¿Cómo cree que calará este tema en nuestro país?

-Tristemente, es una serie que está actualidad por el tema de las violaciones y por los juicios públicos hacia personas cuando no hay sentencias judiciales. Estamos contando una realidad sobre un hecho en concreto, que es una cita entre dos personas, donde al final ella lo acusa de violación. A raíz de todo esto, vamos a plantear cuestiones muy interesantes. Es una ficción fantástica para abrir un debate y darnos cuenta de que muchas veces, estos temas solo se ven desde una noticia de un periódico y nosotros no vamos a juzgarlos, sino que lo harán los espectadores. Y eso genera más debate y polémica.

-¿Cuál es la verdad de Xavier Vera, su personaje?

-Al final, lo que mi personaje intenta demostrar es la verdad que él considera. Está siendo atacado por una chica y va a intentar salir de esa acusación tan sumamente popular. Él considera que ha sido víctima de una 'fake news'. Lo bueno de la serie, que es lo que estamos planteando, desde que la construimos, es que el espectador va a poder posicionarse en un lugar u otro.

-¿Qué hace a este 'thriller' diferente a otros?

-Partimos de la base de otra serie, del éxito mundial de 'Liar' (una ficción británica). Hemos intentado darle un realismo total a lo que le ocurre a los personajes y no juzgarlos. Es una ficción inteligente y madura. Hemos cambiado un poco en la adaptación española, la verdad. Le hemos dado una sutilidad a los personajes, llevándoles al límite.

Concienciar a la sociedad

-¿Y el espectador se va a plantear muchos dilemas en 'Mentiras'?

-En 'Mentiras' planteamos dos dilemas. Es cierto que este señor ha podido violar a esta chica o esta mujer, por lo que sea, tiene motivos para intentar demonizar la vida del hombre y públicamente acabar con su vida. Vamos a ir poniendo encima de la mesa situaciones para que el espectador se posicione y se sienta satisfecho o defraudado con los personajes.

-¿La ficción tiene fuerza para concienciar a la sociedad?

-Absolutamente. La ficción tiene un poder, como mínimo, para poder normalizar las cosas de la sociedad y ver otros puntos de vista. Especialmente ahora, en un momento en el que estás conmigo o contra mí. Creo que lo sano y rico es plantear y generar debates. Es el gran poder de la ficción.

-Interpretó a un narcotraficante en 'Fariña' y ahora a un supuesto violador. ¿Le gusta hacer de personajes considerados, a priori, más 'malos'?

-Me interesan los personajes complejos que tienen cosas que contar y ocultar. Esos 'malos' me parecen más interesantes. Si es bueno o malo, según lo vea el espectador, eso ya es otra cosa. Siempre defiendo muchísimo a mis personajes y, en este caso en concreto, he interpretado a una víctima de cómo pueden destrozarle la vida a raíz de acusaciones falsas. Él es un padre de familia y médico con reputación, intenta defender su honor y verdad.

-Ahora la serie se emite en Antena 3 tras estar disponible íntegra en Atresplayer Premium. ¿Cree que este es el futuro de la ficción en abierto?

-No sé si es el futuro. La ficción y el modelo de consumo han cambiado muchísimo, entonces creo que es una manera más de adecuarse a la realidad. La cadena considera que es una manera de darle continuidad a los espectadores de diferentes lugares. Me parece interesante, porque le das el poder al espectador de que consuma la serie como le apetece. Es un tipo de consumo de ficción en el que le decimos al espectador que haga lo que quiera.