La periodista Francisca González, en una de sus conexiones en directo para explicar la evolución del volcán. / R. C.

Francisca González | Periodista

«Hay que informar con austeridad porque el espectáculo ya lo pone el volcán»

Informa desde hace más de cincuenta días para TVE de la erupción volcánica de La Palma

J. MORENO Madrid

No olvidará la periodista Francisca González el domingo 19 de septiembre de 2021. Lo que parecía una guardia tranquila, pronto derivó en una erupción volcánica que paralizó la isla de La Palma. Su rostro de sorpresa ante el temblor de la tierra le pilló antes de una conexión en directo para los servicios informativos de TVE. Desde entonces, ha sido los ojos de los espectadores y la voz de los vecinos ante un fenómeno geológico del que todavía no conocemos todas sus consecuencias. Francisca ha recibido una mención especial en el XIX Premio de Periodismo José Manuel Porquet, un galardón que quiere extender a sus compañeros de TVE en Canarias Leire González, Rubén Cano y Juan Carlos Álvarez.

-¿Cómo recuerda el primer temblor en La Palma?

-RTVE me mandó a cubrir el terremoto de Sichuan en 2008, en sustitución de Rosa María Calaf, pero nunca sentí lo que pasó el 19 de septiembre en La Palma. Fue un terremoto de 4,2 a una profundidad cero, es decir, que se produce prácticamente a ras de la superficie. Lo recuerdo como si la tierra temblara debajo de mis pies y me fuera a engullir. Cinco minutos después, empezaron a desprender piedras de las laderas del barranco de San Juan y, sin saberlo, nos colocamos a 900 metros de la fisura del volcán. No había palabras ni estaba preparada para cubrirlo.

-¿Cuántas horas estuvieron al pie de la noticia aquel día?

-Habíamos llegado a la colada de San Juan, en Las Manchas, a las 8 de la mañana para hacer directos con el Canal 24 horas a partir de las 9. A las 10:54 horas, sentimos ese temblor y cómo se desprendían rocas de la montaña. En media hora llegó un equipo del Instituto Geográfico Nacional, desplegando drones. Yo estaba con mi compañero Rubén Cano, que había cubierto el terremoto de El Hierro en 2010, y decía que todavía le quedaba mucho. Y a las 15:12 horas se produjo la erupción volcánica.

-Se quedaron sin baterías.

-Estuvimos hasta la noche y se agotaron las siete baterías que llevamos, que eran todas las que teníamos en un lugar donde no se podían cargar. El volcán empezó a entrar en erupción y entramos en directo una y otra vez, hasta las 21.30 horas.

LAS FRASES:

  • Una lección. «Hace falta el buen periodismo, el que lo cuenta in situ, contextualizándolo y sin artificios»

  • Presentadores estrella. «Cuando vienen Pedro Piqueras o Susanna Griso, sirve para situar a La Palma»

-¿Tenía la sensación de que estaba cubriendo algo histórico?

-Lo primero que sentimos fue un desconcierto total, porque no sabes qué hacer. Los expertos del IGN nos decían que fuéramos bajando, pero lo veíamos lejos. Fuimos tomando conciencia de que estábamos viviendo algo histórico. Mis padres hablaban de la erupción del Teneguía en 1971, pero nunca me imaginé cubrir un volcán a pocos kilómetros de distancia.

-¿TVE estaba preparada para ese momento?

-Un compañero había estado de guardia una semana y me dio el relevo. Estábamos preparados con una unidad móvil prevista, pero no te imaginas que te va a estallar detrás.

-Acaba de cumplir 50 días desde que llegó a Tajuya, donde ubicaron su punto de directo. ¿Ha cambiado su rutina profesional en este tiempo?

-Ha cambiado totalmente. De estar haciendo turnos de 5 de la mañana para empezar en el 'Telediario matinal' hasta el 'TD-1', y luego el 'Telecanarias'. Han sido, a veces, jornadas de doce y trece horas. Ahora nos preguntamos cómo vamos a volver a la rutina diaria.

-¿Qué ha aprendido?

-He sacado varias lecciones. Hace falta el buen periodismo, el que te lo cuente in situ, contextualizándolo y sin mayores artificios. También la importancia de ese periodismo local, que informa dignamente sin salir en la tele.

-Han ido muchos presentadores estrella a cubrir la erupción…

-Yo tengo que romper una lanza a favor de eso. Cuando vienen Pedro Piqueras o Susanna Griso sirve para situar a La Palma. Creo que es necesario, porque somos un país grande y estos profesionales atraen la atención y hace que se ponga el foco en esta zona. Defiendo el trabajo de los medios públicos, como TVE o la televisión autonómica de Canarias, pero que vengan estrellas desde Madrid también suma.

-¿Qué le dicen los vecinos?

-He visto a muchos llegar desde el primer día con sus prismáticos para mirar si su casa seguía en pie. Treinta días después les he visto llorar porque se había destruido su hogar. Tajuya es un cruce de emociones.

-¿Cómo afronta una cobertura tan delicada para no caer en el sensacionalismo?

-En estos casos, creo que es necesario informar con austeridad porque el espectáculo ya lo pone el volcán. No hace falta jugarse el pellejo. Es informar con la austeridad precisa y sin alarma.

-¿Dónde aprendió catalán? Fue sorprendente ver su conexión con el programa de Gemma Nierga en TVE Catalunya.

-Hice Periodismo en la Complutense de Madrid, en el año 1994, y luego estudié Estudios Asiáticos en la Universitat Oberta de Catalunya. Los apuntes y los exámenes estaban en catalán y me acostumbré. Si me hablan despacio, lo puedo entender perfectamente y hacer un directo. Como el programa de Gemma es todo en catalán, quise hacer un guiño.