Omar Montes, Ana Mena, Jesús Vázquez, Lara Álvarez y Camela, durante la presentación del concurso. / r. c.

'Idol Kids' se renueva con un jurado de lujo y primerizo

Ana Mena, Omar Montes y Camela serán los encargados de juzgar a partir de este lunes en Telecinco a unos niños «cargados de talento»

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

Hace poco más de un año, la primera edición de 'Idol Kids' veía la luz en Telecinco. La marca internacional hizo un buen papel en su presentación en España anotando más de un 16% de 'share' de media y congregando a cerca de dos millones de espectadores frente al televisor. Ahora el espacio se renueva y lo hace con un jurado completamente nuevo integrado por Ana Mena, Omar Montes y Dionisio Martín y Ángeles Muñoz, o lo que es lo mismo, Camela. Una novedad incluso para los propios jueces que se enfrentaran, a partir de mañana y por primera vez, a una labor tan maravillosa como ingrata.

«Cuando doy al botón rojo, muere un pangolín, y como están en peligro de extinción, intentamos pulsarlo solo cuando hay que hacerlo», dice divertido Omar Montes durante la presentación del programa. «No somos Risto, pero al final esto es un 'talent' con niños que lo hacen mejor que otros y hay que ser consecuentes y no engañarlos a ellos ni a nosotros mismos, siendo lo más justos posibles. Es crudo decirlo, pero tenemos que hacer nuestro trabajo», añade sobre un concurso que también presenta novedades en sus mecánicas.

¿La principal? Las trece galas que conforman la competición serán autoconclusivas. Así, en la primera parte del concurso, llamada los rankings, se presentarán doce concursantes, de los que seis pasarán a la semifinal, la mitad lo harán gracias a los votos del público y la otra mitad por el ticket dorado del que dispone cada juez –los miembros de Camela funcionan aquí como una unidad indivisible–. La octava gala funcionará a modo de repesca y, a partir de ahí, con los 48 clasificados, se celebrarán las semifinales en cuatro galas. A la gran final, en la que solo podrá votar el público, acudirán 16 artistas.

«Querían que yo estuviera a gusto y como he hecho tantos 'talents', este me lo han preparado diferente. La verdad es que no se parece en nada a lo que he hecho antes», afirma Jesús Vázquez, que vuelve a conducir el formato. El presentador achaca parte del cambio a «los seres de luz» que componen el jurado,«artistas de primera categoría» y, a la par, «personas humildes, que afrontan con una ilusión, entrega y cariño gigantescas un trabajo dificilísimo». El gallego colabora por primera vez con la asturiana Lara Álvarez, que será la encargada de conversar con los muchachos y sus familias entre bambalinas, antes de que estos artistas menudos salgan a comerse el escenario y el mundo.

«Sin filtro y de verdad». Así describe la presentadora un concurso en el que el hilo conductor son los sueños y los deseos de unos chavales que quieren ser artistas. «Son inocencia, pero no son tontos», matiza Álvarez para la que el concurso está siendo «una experiencia única». «Saben que están en un concurso y son competitivos, pero enseñan permanentemente lecciones de vida, de solidaridad, de apoyo», añade quien se ha visto sorprendida por su talento y por cómo, siendo tan pequeños, «tienen la constante necesidad de transmitir su mensaje, que además es muy potente».

Nervios e ilusión

Ella será la encargada de ir desgranando algunas de las historias que se esconden detrás de los concursantes, desconocidas por completo para el jurado. «No sabemos nada para no dejarnos influir, a cada uno se le juzga por lo artístico», apunta Dioni, la mitad de Camela. Para su compañera, Ángeles, participar en el concurso «es un regalo». «Los niños y la música son mi debilidad. Lo estoy disfrutando tanto que cuando acabe sé que voy a llorar mucho. Además, Dioni se porta mejor que en los conciertos», apunta entre risas. «Después de 28 años aguantándome, ya era hora de que te pasara algo bueno», responde su cuñado.

A Ana Mena, de tan solo 24 años, la experiencia le ha tocado muy de cerca. «Yo empecé cuando tenía 10 y probaba suerte con concursos de este tipo. Conozco esos nervios y esa ilusión, la seriedad y el compromiso con la canción. Verlo todo desde el otro lado me alucina», explica. La cantante, que participará en el Festival de San Remo, no pudo evitar emocionarse hace unos días cuando uno de los concursantes cantó una de sus canciones. «Son niños cargados de talento, que cuando parece que no te pueden sorprender más, lo hacen. Ha habido risas, llantos, bailes… Y se transmite el 'feeling' que hay entre el jurado, somos casi una familia y les echo de menos cuando no grabamos», afirma.

«No me extraña, les pasa a todas», se jacta Montes. El artista, el músico español más escuchado en Spotify durante 2020, admite que si pudiera adoptaría a todos los concursantes. «Son maravillosos y lo paso muy bien. Aprendo todos los días algo nuevo», comenta.

Y aunque Ángeles deja claro que no son profesores, sí que como jurado tratan de aportar a los chavales su granito de arena para que mejoren. «Les animamos a que se quiten los miedos, les damos consejos y también les hablamos de nuestras experiencias, todo lo hacemos desde el corazón y muy cariñosamente», dice. El truco, en este sentido, está en hacer los comentarios en clave positiva. «No decimos: 'Lo has hecho mal', sino: 'Esto ha sido un ocho, a ver si la próxima vez haces un diez'. Aquí nadie es insensible», dice Omar. Por otro lado, apunta Dioni, «todos son ya ganadores por pasar el casting y cantar en la televisión».

En resumen, «tratamos de darles apoyo y consejos, que no nos vean como un jurado sino como sus amigos en ese momento», concede Ana. Y en este punto, lo mucho que se han abierto los miembros del jurado «les ha ayudado a sentirse arropados e identificados», concluye Vázquez.