Gloria Sierra, presentadora de 'Equipo de Investigación'. / R.C.

«Llegar a la década con 'Equipo de Investigación' es algo insólito»

La periodista regresa esta noche a La Sexta con una nueva temporada del programa de reportajes

JULIÁN ALÍA Madrid

La décima temporada de 'Equipo de investigación' llega esta noche a La Sexta a las 22.30 horas con la primera entrega de 'El secreto de Lucía', el primer reportaje de la historia del formato que estará dividido en dos programas. Y al frente del espacio, como lleva ocurriendo desde el año 2011, vuelve a ponerse la reconocible periodista, incluso en tiempos de mascarilla, Gloria Serra (Barcelona, 55 años).

-¿Qué puede contar de esta décima temporada?

-Para empezar, que es la décima (risas). Vamos a parar en ese dato, que para nosotros es increíble. Nos hace muchísima ilusión llegar a una década en antena, que nos parecía inimaginable para un programa informativo como este. Superamos la crisis anterior y ahora lo estamos haciendo con la del coronavirus. Estrenamos con una novedad muy interesante y tenemos expectación por ver cómo va a funcionar. Vamos a tener doble capítulo. Esta noche, cuando se termine el programa sobre el crimen de Lucía Garrido me van a oír decir: 'Continuará'.

-¿En otro trabajo hubiese aguantado una década?

-Bueno, es que llevo más de treinta años de carrera, y es insólito. Pero lo es ya incluso aguantar una temporada entera. Muchas veces los programas se planifican para un trimestre, y cuando te renuevan para el siguiente ya te parece maravilloso, y si lo hacen para el inicio de la siguiente temporada, pues es un triunfo. Casi diría que me resulta incomprensible. Esto pasa en series, grandes programas informativos… pero ¿en un programa que es semanal y que se dedica a los reportajes? Es prácticamente un caso único.

-¿Cómo lo han hecho durante este año tan extraño?

-Intentando y probando. Nosotros trabajamos con muchos temas al mismo tiempo. De hecho, siempre hay cuatro que se están realizando simultáneamente, pero luego hay muchos más que están en distintas fases. Esto nos pilló con programas a medio hacer, y se paró prácticamente todo, menos una pequeña parte de edición. Así que lo que hicimos fue darle mucho espacio a la preproducción de muchos programas. De tal forma que empezamos la temporada maravillosamente, porque tenemos un montón de trabajo hecho. Y esto nos tranquiliza bastante.

LAS FRASES:

  • El estreno. «'El secreto de Lucía', tendrá un doble capítulo y tenemos expectación por ver cómo va a funcionar»

  • Su voz. «Puedo ir con gafas de sol y mascarilla pero en cuanto abro la boca la gente me reconoce»

-¿Ve la vida en forma de un futuro reportaje, o hay una búsqueda concreta de los temas?

-Nacen de un montón de historias. Muchas veces, divagamos en las reuniones, y de anécdotas personales te das cuenta de que pueden salir temas. A veces, esto hace que el reportaje cambie, y otras, que nazca uno nuevo. Recuerdo el que hicimos del champú de caballo, que pensaba: 'Madre mía, en qué jardín tan absurdo nos estamos metiendo. La gente va a decir que esto no vale y no nos va a ver'. Y sin embargo fue un éxito. Pues ese tema surgió de una conversación de café antes de una reunión. Y acertamos. Nos pusimos a investigar y nos dimos cuenta de que había materia y de que era un fenómeno existente.

Contarlo como una película

-¿Cuáles son los temas que más llaman su atención?

-Eso es como decidir a qué hijo quieres más (risas). El tema en sí nunca me sorprende, porque para cuando lo estrenamos, ya me lo sé de memoria. Pero lo que me fascina es de qué forma lo conseguimos envolver y explicar, que parece una película.

-¿Y alguna vez se ha frotado las manos viendo las noticias?

-Claro, claro. Muchas veces nos estamos mandando 'whatsapps' por las mañanas: '¿Has oído esto? Es un temazo'. Eso nos pasa muy a menudo. Muchas veces nos preguntan si después de tanto tiempo y casi 400 programas aún tenemos temas, cuando el problema que tenemos es que nos salen los temas por las orejas. Ahora mismo, tenemos casi cerrada la temporada por la cantidad de historias, y es imposible, porque van a salir cosas nuevas y urgencias, y entonces no tiene ningún sentido (risas).

-Tiene una de las voces más reconocibles de la televisión. ¿Suelen reconocerla por su físico o por su voz?

-Más por la voz. Lo he notado mucho últimamente, porque si vas con la mascarilla y con las gafas de sol, puedes ser cualquiera. Hay veces que veo que la gente me está mirando, como dudando, pero en cuanto abro la boca es incuestionable. El miércoles estaba volviendo de Málaga, que estábamos cerrando el tema de esta semana, que esa es otra de nuestras locuras, y en el aeropuerto, con la mascarilla y tal, me conoció todo el mundo en cuanto pregunté donde ponía la maleta. 'Es que en cuanto has hablado…', me decían. Tengo una voz que, a no ser que la disimule, me reconoce bastante gente, sí (risas).