paolo tagliolini

Jesús Vázquez | Presentador «En el amor hay que regar todos los días y romper las rutinas»

El presentador vuelve a Telecinco con 'Para toda la vida. The Bachelorette', donde acompañará a una joven en la búsqueda de su media naranja

J. MORENO

La búsqueda del amor definitivo da un nuevo giro de tuerca en Mediaset. El presentador Jesús Vázquez (Ferrol, A Coruña, 57 años) se pone al frente de la adaptación española de 'Para toda la vida. The Bachelorette', un 'dating show' de éxito internacional que se estrenará próximamente en Telecinco. El nuevo formato está protagonizado por Sheila, una joven de 26 años que ha triunfado en todo lo que se ha propuesto y ha tenido éxito en muchas facetas de su vida, pero todavía tiene una cuenta pendiente: enamorarse.

La joven, conocerá a 20 apuestos solteros y descubrirá si alguno de ellos es el novio perfecto. 'The Bachelorette' suma más de 290 temporadas en todo el mundo y, en Estados Unidos, donde nació y se emitió por primera vez, se han producido hasta el momento más de 40 temporadas, siendo todavía un acontecimiento televisivo.

-Mantiene aún la ilusión con nuevos proyectos después de tantos años de carrera.

-¿Cómo no la voy a mantener? Mi trabajo es maravilloso. Este programa, de verdad, era uno de los que tenía ganas de hacer. En el terreno de los 'dating show', es el gran formato del género. Que haya llegado es una satisfacción profesional y personal.

-¿Qué hace difícil que una persona encuentre hoy en día el amor?

-Supongo que la vida tan loca y ajetreada que llevamos, con tantas redes sociales y virtualidad. Tengo una edad previa al nacimiento de las aplicaciones. La gente entra en Tinder o Grindr y ya está. Quedan, mantienen relaciones sexuales y casi ni han hablado. Al final, con el estrés en la vida, cuesta encontrar el amor. Pero encontrarlo es jodidamente difícil y no es algo que se busque en un fin de semana. Y no pasa nada si no llega, porque hay que vivir, disfrutar, relacionarte, tener historias.

-¿Cómo se ha sentido dentro de este papel de acompañante de Sheila?

-Me ha gustado mucho, porque ella es estupenda. Es verdad que cuenta algo en el programa, pero ha tenido algunas experiencias bastantes negativas a nivel afectivo, que le cerraron el corazón a encontrar el amor. En cuanto intimas un poco con ella, te das cuenta de que hay una mujer de 26 años con muy buenos valores y principios, a quien le encantaría volverse a enamorar. Es guapa, cariñosa, simpática, inteligente y empoderada. Es el sueño de cualquier gay como mejor amiga (risas). He tenido mucha química con ella y nos hemos contado todo.

-Parece que es un programa con mucha verdad.

-Llevo 32 años en la profesión y si noto que no hay verdad, casi siempre pasa que el producto no funciona. Cuando juegas con sentimientos, emociones y pasiones, no está preparado. Podemos intentar poner un guion, pero cuando la gente pone el corazón encima de la mesa, no hay nada que lo resista.

«Sin poder tomar partido»

-¿Qué equilibrio guarda entre quedarse al margen o implicarse en el formato?

-Ahí he estado jugando yo. No es que vayáis a ver a un Jesús Vázquez distinto. Soy el de siempre. Hago el payaso y soy empático, porque me pongo en la piel del otro. En este programa, me sujetaban y me decían que era el 'coach' de todos, sin poder tomar partido. Que ellos tenían que resolver sus emociones. Y me ha costado.

-¿Qué le ha llamado la atención de los pretendientes?

-Detrás de cada uno hay una historia. A veces, la tele es tan rápida que no da tiempo a conocerlas. Todos tenemos detrás una historia en la que ha habido desengaños, familias desestructuradas o problemas con tus padres. Entonces, empiezas a crear vínculos, porque ellos te cuentan también sus sentimientos.

-Desde su experiencia, ¿cuál es la receta para un amor duradero?

-Cada uno construye su historia de amor como puede y le va saliendo la vida. Hay recetas que funcionan para unos y a otros no. Creo que hay que tener mucha tolerancia y empatía con tu pareja. En el amor hay que regar todos los días, y hacer una pequeña cosa que rompa la rutina. Hay que echarle un poquito de agua, porque es como las plantas y si no, se puede secar.

-¿Cómo está viviendo la marcha de Paolo Vasile como consejero delegado de Mediaset?

-Es un tema del que prefiero no hablar mucho. Me remito a que Mediaset y yo hemos vivido una larguísima historia de amor. Con Paolo he hecho los mejores programas de mi vida, y eso es algo que nadie va a cambiar, pase lo que pase a partir de ahora. Estaré siempre en deuda con Vasile, porque él trajo a esta cadena 'La Voz', 'Supervivientes' y 'Gran Hermano', y todos los programas en los que yo he crecido como persona y profesional. Ahora viene un cambio de ciclo y vendrá lo que tenga que venir. Bienvenido sea.