Cosette Silguero y Adriana Ugarte, en una imagen de 'Heridas'. / r. c.

Adriana Ugarte / Actriz

«La presión sobre la madre es muy potente, se espera mucho de ellas»

La actriz es la protagonista de 'Heridas', la nueva serie de Atresplayer Premium que aborda el drama del abandono infantil

J. MORENO Madrid

La actriz Adriana Ugarte (Madrid, 37 años) es una de las protagonistas de 'Heridas', la nueva serie ya disponible en Atresplayer Premium y en la que se mete en la piel de Manuela, una joven que conoce a una niña, interpretada por Cosette Silguero, con una madre viviendo una situación personal y profesional complicada que le hace desatender las necesidades básicas de su hija. Esta ficción, producida por Buendía Studios, está basada en el fenómeno internacional 'Mother' y llegará próximamente a las noches de Antena 3.

-Es una adaptación de una serie japonesa. ¿Vio la ficción original cuando le ofrecieron el proyecto?

-Eso no lo hago nunca. No miro la obra base de la que se ha adaptado y en la que estoy trabajando. He hecho series basadas en novelas y he tocado el libro salpicándolo. 'El tiempo entre costuras', por ejemplo, no lo leí de manera lineal. No quería sentir a Sira como personaje de ficción, sino como una protagonista viva. Ni siquiera después de acabar la producción. Quiero tener una especie de relación única y virgen. No me gusta condicionarme. Prefiero inspirarme con otros proyectos.

-¿No conoce entonces la diferencia entre la adaptación y la original?

-Me puedo imaginar cómo es la serie japonesa y la turca, pero por lo que me han contado. Siempre me han dicho que esta ficción la íbamos a llevar por un camino mucho más contenido que la turca. Más ambiguo y menos explícito.

-¿Qué le sorprendió al leer por primera vez el guion?

-Lo que más me atrapó de Manuela fue vivir un viaje intenso, de seis meses de rodaje, con una niña. Todas mis secuencias son con ella. Trabajar mano a mano con una pequeña de siete años, era muy potente y muy bestia. Cosette Silguero era la última que se quería ir del trabajo. Nunca quería vacaciones. Tiene una disposición… Es una maestra.

Un viaje «intenso»

«Vivir seis meses de rodaje con una niña de siete años es muy potente y muy bestia»

-¿Cómo es trabajar con niños?

-Yo ya había trabajado con más niños antes. Son diferentes cada uno. Es como con los adultos, depende del compañero. Lo de Cosette es espectacular. Ella es muy intuitiva. Tiene una manera de mirar y escuchar que es muy potente. Es una niña muy especial, con mucha humanidad.

-'Heridas' es una gran historia de amor, de una madre a su hija, ¿no?

-Es una historia de amor y de intentar salvarse a una misma como puede. Los personajes están llenos de heridas. Va a ser un viaje muy duro y difícil para ellas. Manuela no es consciente de lo que se va a embarcar. Su motivación a la hora de recoger a esta niña y llevársela es compleja. No es solo un motor que nazca de la caridad, sino también de la necesidad y de su propio dolor. Hay algo ambiguo en la relación entre esta mujer y la niña. Ningún personaje de la serie está del todo claro.

Dramatismo y comicidad

-¿Le atrapó esta serie por ser más de corte social, alejada del 'thriller' y la comedia?

-Me atrapó desde el principio. Siempre me han gustado las películas en la que aparecen un adulto y una niña recorriendo la pantalla y esa relación tan curiosa que se produce. Esto pasa con Cosette, va a aparecer más madura que Manuela. Se producen situaciones de puro dramatismo, casi cómicas. Y me atrapó también que mi personaje tiene muchos secretos escondidos y muchas heridas que no es capaz de sanar. Y por este acto de buena voluntad, se va a chocar con un pasado que la va abrir en canal. En la vida, cuando hacemos una cosa, no sabemos qué va a venir después. Todos nuestros planes nunca funcionan, pasan otras cosas.

-¿Cuál es su visión sobre las exigencias de la sociedad a una mujer por ser madre?

-Para mí la serie tiene que ver con eso: cómo conciliamos la madre o la mujer que soy capaz de ser con lo que se espera de mí. Te exigen ser agradable y simpática, pero a lo mejor no podemos ser todo eso. Me parece que se espera mucho de las personas, de hombres y mujeres. La presión sobre la madre es muy potente. ¿Me dejan ser la madre que sanamente pueda ser? Cada mujer es una humana limitada y perfectamente imperfecta, y eso está bien.

-¿Volver a Antena 3 le ha removido recuerdos de 'El tiempo entre costuras'?

-Las historias no tienen nada que ver, pero ver a Sonia Martínez -la productora de la serie de Atresmedia- me ha traído el recuerdo del primer capítulo en Vitoria. Fue un rodaje un poco duro, y me emocioné. No sé nada de si habrá una segunda parte en televisión. A lo mejor María Dueñas quiere, pero creo que no hay un planteamiento de guionizar la novela.

-¿Qué personaje elegiría de su carrera profesional?

-Todas las mujeres que he interpretado. Desde las más sustanciales a las que menos. Todas son muy humanas. Desde Sira hasta Victoria en 'La Señora' (TVE). También Isabel, en 'Parot', porque ha sido un papel muy bestia con esas crisis de ansiedad.