Alberto Santana

Santana, icono del amor en televisión

12/08/2017

El grancanario de 28 años saltó a la fama por su búsqueda del amor en la televisión. Desde entonces vive en Madrid, donde trabaja, impulsa su marca de ropa y estudia en la universidad.

Alberto Santana nació en Las Palmas de Gran Canaria el 15 de febrero de 1989, solo un día después de San Valentín, quien parece que ha marcado su vida. La fama del grancanario afloró hace unos años, cuando se decidió a buscar el amor en un programa de televisión, y se ha convertido en todo un icono. Santana fue «a buscarse la vida» a Madrid con veinte años. Mientras paseaba por Gran Vía, una chica de producción le propuso acudir a un casting para trabajar en televisión. «Me preguntó si tenía pareja, si estaba interesado en participar en el programa Mujeres y hombres y viceversa. Le dije que sí y me presenté al castin», relata el guapísimo grancanario.

Lo que le ofreció la productora Magnolia era asistir al programa como pretendiente, junto a otros jóvenes, para enamorar a una chica que estaba en un trono: la tronista. «Las tres primeras veces que me llamaron para ir de pretendiente, no fui porque no me gustaban las chicas, no me llamaban la atención», cuenta sincero. A unas las conocía y lo poco que sabía de ellas no le atraía y otras simplemente no eran su tipo. «La cuarta sí me hizo gracia y fui». Así apareció en enero de 2010 por primera vez en un plató de televisión, para enamorarse de Arancha y conquistarla. Esta experiencia fue «corta» y «agridulce», admite, porque la tronista lo echó por sospechas de infidelidad. «Nunca se probó que lo hiciese», dice con la media sonrisa en la boca.

Natural de Arucas, Alberto Santana fue candidato en el certamen de Mister España de 2011. Suele volver siempre a su isla pero esta es la primera vez que pasa todo el verano. Cuenta que ha querido volver a sus orígenes para «desconectar de Madrid», ciudad en la que reside por trabajo y estudios. «Vine para estar con la familia y amigos, para volver en septiembre con fuerzas a Madrid», expone. Este joven moreno de ojos miel adora su tierra: «Es un lugar paradisíaco, para estar en otro sitio, estoy en mi isla».

Santana, icono del amor en televisión

Tras asistir como pretendiente al programa del amor con varias candidatas, Santana pasó a ser el protagonista de su propia historia como tronista. «Fue una experiencia única e irrepetible. Salir a la calle y que la gente te conozca, empatice contigo, le caigas bien, y que vengan chicas de todas partes de España para conocerte... Fue un cambio abismal pero lo supe asimilar, siempre con los pies en la tierra», relata, admitiendo que desde que entró en televisión ha vivido de ese mundo hasta día de hoy. También porque le han surgido diferentes propuestas a raíz de su fama como eventos en discotecas.

«El programa me cogió bastante cariño y contaron conmigo para Supervivientes en 2014», expone, pero por problemas médicos tuvo que abandonar esa experiencia: «Me habían diagnosticado taquicardia». Santana acumula más de 250.000 seguidores en sus principales redes sociales, de las que hace un uso «dinámico y divertido» para tener contentos a sus fans. También lleva la venta online de su marca de ropa Soul Sister Spain, proyecto que le gustaría llevar a tiendas con presencia física.

En la vida de Santana no ha sido todo color de rosa. El joven extronista vivió una infancia y adolescencia complicadas. Estuvo desde los 14 hasta los 18 años en varios centros de menores de Gran Canaria y Tenerife por problemas con la ley. Como agradecimiento al que fue su mejor educador, Rafa, del centro La Montañeta, lo citó en el programa Hay una cosa que te quiero decir, para expresarle públicamente todo su cariño y darle las gracias por confiar en él «en un momento en el que nadie lo hacía», inculcarle valores como el deporte y ayudarle a reconducir su vida lejos de los problemas de las calles.