Claudia Reyes coloca los números de lotería de este año en su despacho en El Mirador. / Cober

Lotería de Navidad

Reyes: «El número 20182 de lotería que dijo el tiktoker está agotado»

Claudia Reyes, quien regenta junto a su familia la administración de lotería 54 de El Mirador, asegura no tener existencias, «ni si quiera en máquina», del número que predijo Luis 'el oráculo' en sus redes

CAROLINA ALEMÁN Las Palmas de Gran Canaria

La Navidad trae consigo fiesta, reencuentros, diversión y un aluvión de compras, entre ellas, la del esperanzado número del sorteo de la Lotería de la Navidad.

El Gordo, uno de los premios más esperados del año, que reparte 4.000.000 euros a la serie, no ha pasado desapercibido en redes sociales este año. El 'tiktoker' Luis 'el oráculo', con mas de 150 mil seguidores en esta red social, aseguró saber en una de sus publicaciones recientes, el número ganador de este año, el 20182. Un hecho que se ha hecho viral y que ha acabado con las existencias de este número en los despachos.

«El número del 'tiktoker' está agotado, incluso de máquina. Nosotros teníamos aquí uno de abonado muy parecido, el 21082 y también está agotado desde hace dos meses», aseguró Claudia Reyes, quien regenta junto a su familia la administración de lotería 54 de El Mirador, en Gran Canaria; despacho que el año pasado entregaba 160 millones de euros de Gordo de Navidad tras vender 400 décimos del 86148.

«Mi intención con este TikTok es ayudar a cuanta más gente mejor. Es la primera vez que lo hago y te va a sorprender», ha expresado en su cuenta en la red social en octubre.

El tiktoker, también mencionó en su video viral que otros premios importantes tendrán terminaciones en 7, 8 y 9. Algunos usuarios ya han tomado nota, pero habrá que esperar hasta el próximo mes de diciembre para comprobar si la suerte ya estaba echada.

«Los números favoritos por los clientes suelen ser, sobre todo, los exclusivos de las administraciones, aquí son el 5, el 7 y el 54, el número de esta lotería«, afirmó Reyes en una entrevista a este periódico.

Cierto o no, se deduce, por tanto, que la superstición no tiene fronteras, aún menos digitales.