«Chacha, ¿tienes la puerta de abajo cerrada?»: Humor canario ante la DANA