Norma Duval / ARCHIVO

Norma Duval reduce el precio de su casa de La Moraleja en 200.000 euros

La exvedette considera que la vivienda de más de 4.000 metros cuadrados se le ha quedado grande

JOAQUINA DUEÑAS

Norma Duval lleva años alejada del mundo del espectáculo y con una vida discreta en la que no tiene problema en participar en programas de televisión u ofrecer entrevistas pero se mantiene en perfil bajo. Actualmente, la exvedette tiene en venta su mansión de La Moraleja y confía en poder venderla pronto por lo que no ha dudado en rebajar su precio de los cinco a los 4,8 millones de euros. En total, 200.000 euros menos con los que espera poder cumplir su objetivo. En el anuncio de venta, la artista no ha querido incluir fotografías, aunque sí se conocen algunas de sus estancias gracias a las veces que la casa, que ha sido su hogar durante años, ha salido en las revistas.

Este tipo de medidas se adoptan para no facilitar detalles sobre la venta a curiosos y conseguir así que quien se interese sea un auténtico comprador que tenga interés en adquirir una propiedad en esta exclusiva zona de Madrid. La vivienda tiene más de 1.300 metros cuadrados en una parcela de 2.000 y, a pesar de su envergadura, apenas llega a los 200 euros de comunidad. Aun así el futuro comprador sí tiene que tener en cuenta otros gastos fijos como los de mantenimiento o jardinería.

Construida en los años 90, la vivienda está dividida en tres plantas con ocho dormitorios, bodega, gimnasio, spa, oficina, un salón de baile completamente equipado y piscina que es en una de sus partes exterior y en otra, climatizada. Cuenta con numerosas terrazas y privilegiadas vistas.

Era la propia Norma Duval la que confesaba a la revista Semana que no tendría problema en desprenderse de ella llegado el momento. «Me sobra casa, cuando llegue el momento buscare otro sitio». «Mi idea es tener una casa más acorde cuando la familia vaya menguando», decía. Finalmente, la exvedette ha encontrado el momento después del fallecimiento de su madre en mayo de este año, a los 89 años, después de más de una década enferma de Alzheimer.

En esa casa de La Moraleja, Norma tiene numerosos recuerdos de la niñez de sus tres hijos, Yelco, Marc y Christian, fruto de su matrimonio con el exjugador de baloncesto, Marc Ostarcevic. También ha vivido en ese hogar grandes momentos con su hermana Carla, que falleció en octubre de 2010 víctima de un cáncer, y con las hijas de ésta, Paula y Andrea, de las que no dudó en hacerse cargo tras la desaparición de su hermana con apenas 46 años.

Además de esta mansión, la artista es usufructuaria de dos viviendas en Madrid cuya propiedad es de sus hijos. Se trata de un piso en Alcobendas, de 100 metros cuadrados y un terraza de 45, trastero y plaza de garaje y de otro piso en planta baja, de 118 metros cuadrados también con trastero, terraza y garaje, en este caso en San Sebastián de los Reyes. También tiene una casa en Mallorca, un terreno con una casa de campo en Segovia e inversiones inmobiliarias en Altea.