La suerte de amar sin escondites

IBÓN S. ROSALES

La radio es su pasado, presente y futuro aunque desde hace unos años la televisión también ocupa un lugar importante en su vida profesional. El periodista Kiko Barroso se lo pasó pipa en su tarde de paddle surf con la revista C7 y aunque al principio le costó un poco ponerse de pie y se cayó algunas veces, debido a unas prótesis de cadera que le restan agilidad, desde que le cogió el tranquillo se irguió a remo rumbo a La Barra de Las Canteras y lo disfrutó como nadie.

«Es un tópico decir que Las Canteras es la joya de la corona pero creo que hay pocas playas en el mundo que tengan la vida, la seguridad y tranquilidad que tiene Las Canteras. Suena a mirarnos el ombligo pero he estado en muchas playas del mundo y por longitud, servicios, seguridad, calidad y temperatura del agua... la nuestra es insuperable», argumentó Barroso, que sin embargo se queja de la presencia de palomas por su problema de ornitofobia.

Natural del barrio de San Roque, Francisco del Pino Barroso, como realmente se llama Kiko Barroso, es un enamorado de su profesión y le entristece la situación actual de precariedad y falta de perspectivas. «Bajo las premisas de los recortes, han dejado el oficio aniquilado y en la UVI. ¿La cosa puede mejorar? Tiene pinta de que sí y ojalá se note porque hay demasiados compañeros, auténticas máquinas del oficio, en paro y es injusto», expresó el locutor, que dirige el programa Roscas y cotufas de Canarias Radio.

También colabora desde hace cuatro años con la Televisión Canaria en el programa Canarias hoy. Amante de los viajes desde que comenzara con su pareja hace ya 25 años, Barroso se dio la vuelta al mundo en su viaje de novios y es un activista LGTB. «He tenido la suerte de poder amar sin necesidad de esconderme. Con una familia, unos amigos y unos compañeros de trabajo que me han apoyado. Pero claro, que no haya sufrido la lgtbfobia no significa que no me duela que la hayan sufrido otras personas, por eso siempre me identifico y me gusta dar la cara. Es imprescindible que podamos ser más o menos referencia, que salgamos, que demos la cara», reivindicó Barroso.

El periodista llegó a La Barra a remo, «con 20 kilos menos que hace un año», dijo , demostrando que está en plena forma, y pudo disfrutar del paddle surf.