Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

22/02/2020

Un experto en pediatría nos explica los riesgos de determinados alimentos para los niños.

ETIQUETAS:
Hígado (Malo)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

«Hay que comer hígado, que tiene mucho hierro», nos decían de pequeños... Pues cuidado. «Es un órgano que filtra medicamentos. No sabemos qué antibióticos u hormonas ha recibido ese animal, así que lo más seguro es no dárselo a los pequeños», recomienda Armando Bastida, enfermero de pediatría.

Miel (Malo)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

Sigue teniendo vigencia como remedio casero contra la tos, pero nada más. «Hasta el año no se les debe dar y después apenas porque básicamente es azúcar y no aporta nada», explica Bastida, autor del blog Criar con sentido común.

Chocolate (Malo)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

«Antes se colocaba en la parte pequeña de la pirámide nutricional, como alimento de consumo ocasional, pero se ha eliminado porque es un alimento superfluo». ¿Afecta al sueño? «No se sabe hasta qué punto altera a los niños, pero de todos modos más que el problema del sueño, el problema del chocolate es que no es un alimento».

Pescados grandes (Malo)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

Atún rojo, pez espada, lucio, cazón, tintorera... quedan fuera del menú infantil. «Son peces más contaminados porque al ser grandes y comerse a otros más pequeños van almacenando el mercurio de todos, que es una sustancia peligrosa que se queda en el tejido graso y puede afectar al desarrollo».

Atún en lata (Medio)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

«El problema en este caso no está en el atún sino en la lata, que podría tener bisfenol, que es un producto químico que se encuentra en latas, envases de plástico...». La alternativa segura, advierte Armando Bastida, «el atún en tarro de cristal».

Arroz (Medio)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

Una vez por semana, no más. «Contiene mucho arsénico, que tiene un potencial cancerígeno». Pero se puede eliminar gran parte «si lo ponemos a remojo, cinco dosis de agua por una de arroz». Mejor si es integral, lo que vale también para la pasta y el pan.

Agua (Medio)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

«Cuando el bebé tiene menos de seis meses solo puede tomar el agua en preparados de biberón y, si es posible, embotellada para que sea de baja mineralización». Pero a partir del medio año ya beben agua como complemento a la comida. Agua del grifo, sin hervir previamente.

Frutas (Bueno)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

«Las frutas con galleta no saben a fruta». Los pediatras la aconsejan en trozos y, si es batida, «mejor una sola o dos para que aprendan a distinguir los sabores». ¿Fresa también? «También. Se acabó eso de que las de pelo a partir de los doce meses y los frutos rojos con año y medio».

Frutos secos (Bueno)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

Desde los seis meses, pero con una advertencia: «triturados hasta los 5 o 6 años por riesgo de atragantamiento». ¿Y el miedo a las alergias? «Es infundado». «Tienen ácidos grasos buenos y se pueden dar en polvo, añadidos al puré... Nunca enteros porque un fruto seco que se vaya al pulmón es peligrosísimo».

Huevo (Bueno)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

La clara es más alérgena que la yema, de ahí que algunos padres empiecen por ‘lo amarillo’ antes. No hay necesidad. «En 2010 se hizo una revisión de las alergias y se acordó que el huevo podía darse desde el medio año, yema y clara, cocido, en tortilla, picado en la sopa...».

Gluten (Bueno)
Guía para alimentar a los bebés: ¿por qué no hay que darles hígado?

«Si tu hijo va a ser celiaco lo va a ser pruebe el gluten a los seis meses o a los dieciocho». Y mejor cuanto antes, insiste Armando Bastida. «Antes se creía que retrasando la ingesta había menos riesgo pero se ha visto que no es así»