Martínez de Irujo y las drogas

02/09/2019

Además de que este lunes sea el primero de septiembre, será un día muy especial para muchos porque Cayetano Martínez de Irujo publica «De Cayetana a Cayetano», un libro autobiográfico que recoge las memorias del hijo de la Duquesa de Alba y promete ser muy interesante ya que contará aspectos de su vida que jamás se ha atrevido a hacerlos públicos, como episodios con la droga, abusos sexuales y su relación con Mar Flores.

ETIQUETAS:

Lo cierto es que la vida del hermano de Eugenia Martínez de Irujo ha sido una de las más perseguidas por la prensa del corazón y ahora, tras años de conflictos con los medios y con una edad avanzada, se ha lanzado a contar paso a paso cómo ha sido verdaderamente su vida.

El periódico El Mundo ha publicado un adelanto del capítulo más polémico que podremos encontrar en dicho libro y es que advierte a todos sus seguidores de su tonteo con las drogas: «Me acerqué a las drogas y la cocaína me perturbó por completo.

Pocholo era mi compañero, entre él y yo manejábamos el cotarro. Él pegaba saltos y yo no había nacido para brincar por las pistas de las discotecas. Fueron cinco años de vorágine hasta que me planté y me hice una pregunta reiterativa: ‘¿Qué hago aquí?’».

De todo ha sacado algo positivo porque asegura que si salió de esa vida fue por su gran responsabilidad y dedicación al deporte: «Después de la fiesta, me iba a montar cinco caballos. Nunca abandoné mi responsabilidad diaria, aunque acudiera sin dormir. Esa fue mi única y gran virtud. A mí me salvaron el deporte y mi fuerza de voluntad para seguir levantándome cada día. También la peste equina, que me obligó a salir de España».

De esta manera, el hijo de la Duquesa de Alba se ha abierto en canal para hablar sobre los temas más polémicos de su vida y de los que nunca ha hablado en público. Se trata de la primera vez que Cayetano Martínez de Irujo habla de una cosa así, pero ¡atención! porque también comenta su obsesión por conquistar a las mujeres y sobre su relación con Mar Flores, a la que no menciona por su nombre sino por ‘la modelo’.