Cliff Richards gana un juicio contra la BBC por invasión de su privacidad

18/07/2018

El cantante británico Cliff Richards ganó este miércoles un juicio contra la cadena pública BBC por invadir su privacidad cuando en 2014 informó de un registro policial de su casa, vinculado a un caso de presuntos abusos sexuales que finalmente fue archivado.

Richards, de 77 años, se confesó "emocionado" al conocer el dictamen del Tribunal Superior, que impone una indemnización inicial de 210.000 libras (235.000 euros) en concepto de daños y perjuicios.

Esta suma se compone de 190.000 libras (213.000 euros) que deben pagar en un 65 y un 35 %, respectivamente, la emisora y la Policía de South Yorkshire, que hizo la operación, y otras 20.000 libras (22.400 euros) que debe abonar la BBC por haber presentado el reportaje a un premio.

La Policía de South Yorkshire acordó además previamente abonar 400.000 libras (unos 450.000 euros) al cantante para evitar una querella contra esta fuerza policial.

La directora de noticias de la BBC, Fran Unsworth, dijo en unas declaraciones a la prensa que recurrirá la decisión judicial, pues, señaló, "tendrá un gran impacto para el periodismo y la libertad de expresión".

El juez del Tribunal Superior concluyó que la emisora había invadido la privacidad del cantante de manera "sensacionalista" al utilizar un helicóptero para filmar en directo la operación policial en su vivienda en la población de Sunningdale, de la que había sido alertada por una fuente.

Cliff Richards gana un juicio contra la BBC por invasión de su privacidad

Durante el juicio, el popular cantante de rock y pop argumentó que esa cobertura le traumatizó y tuvo un impacto "negativo" en su vida, mientras que la BBC sostuvo que actuó "de buena fe" y pensando en el interés informativo.

El registro se efectuó como parte de la investigación de una denuncia recibida contra Richards inicialmente en 2013, que acusaba al músico de haber abusado sexualmente de un menor durante un evento con el conocido pastor evangelista estadounidense Billy Graham en el estadio del Sheffield United en 1985.

El cantante negó las acusaciones y no llegó a ser imputado, y finalmente el caso fue archivado en junio de 2016. EFE