Un nómada que encontró el vino perfecto

03/12/2018

Conocer de primera mano a los creadores de los caldos, supone entender mucho mejor lo que se quiere transmitir en cada copa, en cada cata, en cada trago. Los vinos tienen la personalidad de aquellos que lo trabajan, y a veces, uno se encuentra con sorpresas tan gratas como los de Finca de la Rica, de una calidad superlativa y de una presencia abrumadora.

Cuando uno siente placer por lo que hace, y cree firmemente en ello, casi de manera natural lo transmitirá con pasión y credibilidad. Es lo que le sucede a Ignacio Uruñuela de la Rica, un apasionado de lo suyo, sin adornos ni estridencias, pero sí con mucho conocimiento de causa.

Ha logrado, junto a su equipo, elaborar unos vinos que representa la constancia y el respeto más absoluto por su entorno. Situada al sur de la provincia de Alava, en pleno corazón de la Rioja Alavesa, la Finca de la Rica es el escenario donde el propio Uruñuela, los hermanos Amurrio Barroeta y Luis López González crean los elegantes y frescos El Buscador, El Nómada o Las Cabezadas de Matadula.

Un nómada que encontró el vino perfecto

El Nómada 2015 de Labastida es el resultado de una añada casi perfecta, dando como resultado un vino de un nivel realmente importante. Inicia la crianza en nuevas barricas de roble francés de las mejores tonelerías del país, donde realiza la fermentación y descansa durante 15 meses. Es uno de los ‘niños mimados’ de la finca, y no es para menos. Supone una sorpresa casi desde el primer instante, con un sorprendente aroma a madera, al comienzo, y a fruta negra y regaliz cuando respira. El color, muy intenso, y el sabor, delicadamente cómodo y elegante, lo hacen un perfecto compañero para casi cualquier maridaje.

Además, el etiquetado de las botellas conforman un divertido y elegante pasatiempos, que jugando, valga la redundancia, con su nombre, proponen al consumidor un motivo extra para lanzarse y apostar por tres joyas de una bodega que lo está haciendo especialmente bien, en un espacio donde la diferenciación juega un papel esencial para triunfar, siempre y cuando la calidad, el trabajo y el cariño sean la bandera del proyecto.