Rías Bajas, el renacer de un emblema

01/12/2019

El afamado establecimiento Rías Bajas afronta una nueva etapa. Un local clásico en el mundo de la mejor gastronomía de Las Palmas de Gran Canaria se renueva dentro de sus parámetros de calidad en cocina y en sala.

Entrar en el restaurante Rías Bajas supone recuperar la esencia de uno de los grandes clásicos de la capital grancanaria. Entre sus paredes, y a lo largo de sus casi treinta años de historia, han tenido lugar momentos para el recuerdo, con comensales ilustres que disfrutaban de la mejor oferta de la gastronomía gallega, con el producto por bandera, el servicio personalizado y una oferta de vinos envidiable.

Todo ello es lo que ha recuperado la nueva gerencia del Rías Bajas, con Manuel Ramos como cabeza visible del proyecto, pero con el mismo equipo de siempre. «Afrontamos esta nueva etapa con mucha ilusión y sacrificio, tenemos todo el equipo perfectamente adaptado», afirma Ramos con la seguridad que le aporta su experiencia en el sector. Ilusión es precisamente la palabra que predomina en el renovado restaurante, donde sus comensales de siempre vuelven a sentir la calidad de ataño, pero con los aires renovados necesarios en estos tiempos, donde la competencia y, sobre todo la clientela, es cada vez más exigente.

Rías Bajas, el renacer de un emblema

«Queremos mantener la misma esencia de antaño, pero con ideas renovadas tanto en cocina como en sala. Vamos a mejorar lo ya existente».

Entre los proyectos significativos, el Rías Bajas tendrá jornadas gastronómicas, eventos relacionados con el sector, una afinada carta de vinos, que se renovará cada seis meses, y una valiente apuesta en cocina.

El objetivo, que ya se está cumpliendo, es atraer a los clientes de siempre, recuperar la fidelidad del amante de Rías Bajas, pero además atraer al público más joven, porque la alta cocina y la calidad no conocen de edad. Y para ello, los detalles serán vitales. «Cuando los comensales entren al restaurante se encontrarán a un camarero sonriendo, con un servicio personalizado, con un producto de primera calidad, y con unos platos perfectamente presentados», asegura Manuel Ramos, que cuida hasta el más mínimo detalle.

Rías Bajas, el renacer de un emblema

Al equipo de siempre se le sumará gente joven, con entusiasmo renovado, que aporte nuevas ideas pero que respete el ambiente de Rías Bajas, uno de los más especiales de la isla. Su formidable terraza en una ubicación privilegiada se convierte en un espacio ideal para una cena al aire libre, o para disfrutar de una copa de su amplia oferta de destilados o de un puro de la cava del restaurante. Como sentencia Ramos, «vamos a jugar el partido, vamos a ganarlo y el Rías Bajas ha vuelto».