Tabule de coliflor. / c7

La receta de la semana: Tabule de coliflor

El resultado es un tabule lleno de nuevos matices, con un cierto toque crujiente por el punto de semi cocción que recibe la coliflor pero, con toda la intensidad de un delicioso tabule. Sin duda, ésta será una de las recetas recurrentes este verano en casa y ahora que los termómetros comienzan a coger ritmo, les recomiendo que la prueben

VANESA DELGADO Las Palmas de Gran Canaria

Cada vez soy más aficionada a las verduras en las ensaladas, donde suelen predominar las hortalizas o las frutas. Además de que aportan un sabor totalmente diferente, los entendidos en la materia advierten que, consumir las verduras que se puedan en crudo, nos aportan aún más beneficios.

En casa, las ensaladas son tan básicas como el pan y ésta que hoy les traigo, es la versión 2.0 del mítico tabule. Aparte de prepararlo como el original con su sémola, nos encanta también el que lleva como base unas lentejas guisadas, pero se me ocurrió esta nueva versión, con el ánimo de consumir la coliflor, que cuando llega la época, la compro de manera compulsiva.

El resultado es un tabule lleno de nuevos matices, con un cierto toque crujiente por el punto de semi cocción que recibe la coliflor pero, con toda la intensidad de un delicioso tabule.

Sin duda, ésta será una de las recetas recurrentes este verano en casa y ahora que los termómetros comienzan a coger ritmo, les recomiendo que la prueben porque seguro que los acompañará a más de una playa o una montaña.

Ingredientes

- Una coliflor pequeña.

- 20 tomates cherry.

- Una cebolla morada mediana.

- Medio manojo de perejil fresco.

- Medio manojo de cilantro fresco.

- Unas 10 hojas de hierbahuerto o menta fresca.

- Aceite de oliva virgen extra.

- El zumo de un limón.

- Sal gruesa.

Elaboración

Ayudándonos de una picadora eléctrica o, en su defecto de un rallador, trituraremos la coliflor hasta dejarla completamente granulada. Una vez triturada, la meteremos en una bolsa con cierre de cremallera plástica. (FOTO 1)

Mientras la trituramos, pondremos un caldero con agua al fuego, hasta que el agua rompa a hervir. Una vez rompa el hervor, retiramos del calor.

Introduciremos dentro del agua caliente, la bolsa con la coliflor triturada y la mantendremos en calor, durante 5 minutos. (FOTO 2)

Transcurridos los 5 minutos, retiraremos la bolsa y dispondremos la coliflor en un cuenco profundo y ancho, donde nos será más sencillo realizar el tabule. Reservamos.

Seguidamente, retiraremos el tallo a las hierbas, las lavaremos bien y las dejaremos escurrir. (FOTO 3).

Mientras se secan, cortaremos la cebolla en brunoise y los tomates cherrys en pedacitos muy pequeños.

Incorporaremos ambos a la coliflor. (FOTO 4).

Picaremos todas las hierbas muy menudas y también las incorporaremos a la coliflor. Lo ideal, después de este paso, es meterla en la nevera, unas dos horas antes de consumirla. Es mucho más sabrosa fresca. (FOTO 5 y FOTO 6)

Por último, verteremos un ligero hilo de aceite de oliva virgen, el zumo de un limón, rectificaremos de sal y mezclaremos. El aliño no lo incorporaremos hasta el momento de servirla. (FOTO 7).