Foto final del pollo al curry. / vanesa delgado

La receta de la semana: Pollo al curry

Esta es una receta básica y socorrida. Asombrosamente sencilla en su elaboración y con un resultado exótico, potente y explosivo.

VANESA DELGADO Las Palmas de Gran Canaria

Por extraño que parezca, esta receta en casa se hace en cada cumpleaños de dos de mis tres hijos, porque ambos la tienen en el listado de sus recetas favoritas.

Tanto es así, que la receta pasó a ser la favorita en la generación de mi hija la mayor y desde que cumplió los 8 años, las meriendas cumpleañeras siempre, siempre, siempre, llevaban un pollo al curry. Entre los sándwiches, las chuches, los bocatas, las papas fritas, aparecía como por arte de magia, en el centro de la mesa, una fuente generosa de pollo al curry con su arroz de guarnición.

Mi hija y sus amigas se abalanzaban sobre la fuente y, si no eras de las más rápidas, muy probablemente te quedabas con las ganas. Sin piedad para las lentas.

Hoy, este pollo no es solo de mis hijos, también lo es de sus amigos, de todos esos que comenzaron a desfilar por casa siendo niños y hoy son casi adultos.

El pollo de muchos

Este es el pollo de Carlota, de Claudia, de Cristina, de la otra Claudia, de mi sobrina Cristina, de Gema, de Marta, de Elena, de la otra Carlota…. También lo es de Sergio, de Colate, de Gabri, de Marco, de los Carlos, de los Jaimes.

Y ahora, que la vida les exige cierta independencia y que algunos de ellos ya se cocinan para sí, ahora que les esperan a la vuelta de la esquina los temidos finales, aquí les dejo la receta, porque ellos saben que es la mejor manera que tengo, de desearles mucha suerte.

Ingredientes

- Un kilo y medio de pechugas de pollo.

- Una cebolla grande.

- Una cucharada sopera de curry en polvo.

- Una cucharadita de cúrcuma.

- Una cucharadita de jengibre en polvo

- 200 ml. de nata para cocinar.

- Aceite de oliva.

- Sal gruesa.

- Pimienta negra.

- Arroz basmati o el tipo de arroz que más nos guste, como guarnición.

Elaboración

Comenzaremos cortando las pechugas en trozos. Más o menos tamaño bocado y las dispondremos en una fuente (FOTO 1).

Salpimentaremos el pollo y reservamos hasta el momento de utilizarlo.

Cortaremos la cebolla en pedacitos pequeños y reservamos. (FOTO 2).

En un caldero bajo y de diámetro ancho, verteremos sobre el fondo aceite de oliva, sin excedernos, simplemente que cubra el fondo y saltearemos, a potencia alta el pollo, hasta que no quede ninguna parte rosada .Una vez apreciemos que el pollo ya no tiene parte cruda, retiraremos y reservaremos. En el mismo caldero y con el mismo aceite, sofreiremos la cebolla a temperatura media (FOTO 3).

Una vez que la cebolla esté transparente, añadiremos el pollo y mantendremos a temperatura media (FOTO 4).

Añadiremos las especias, curry, cúrcuma y jengibre y mezclaremos bien con el pollo y la cebolla (FOTO 5).

Verteremos la nata y volveremos a mezclar el conjunto (FOTO 6).

Bajaremos la temperatura de calor, a potencia media-baja y dejaremos unos 10 minutos más, removiendo de vez en cuando (FOTO 7).

Ya tendremos el pollo listo y solo nos quedaría, cocer el arroz. Para ello, seguiremos las indicaciones del fabricante y no sobra decir, que es la guarnición idónea y perfecta, para disfrutar de esta receta (FOTO FINAL).