Gran éxito de la primera sesión de ‘Canarias BrotherFood’

17/06/2019

La cocina de ambos chefs lució en un menú de ocho pasas inspirados en sus respectivas culinarias y con el que se puso de manifiesto la sintonía emocional entre ambas culinarias, muestra del buen momento en el que se encuentra la Nueva Cocina Canaria

El proyecto “Canarias BrotherFood”, juego de palabras de “brotherhood” que significa “hermandad”, pretende traer hasta Donaire, en los próximos meses, las cocinas de los chefs más emergentes del momento en las islas

Elegancia y canariedad. El restaurante Donaire acogió el pasado viernes la primera de las sesiones del proyecto ‘Canarias BrotherFood’, con el que Donaire pretende convertirse en epicentro de una experiencia de intercambio de conocimiento y hermandad entre cocineros de todas las islas que irán pasando, durante los próximos meses, por la cocina comandada por el chef Francisco Expósito. Además, Expósito viajará con su equipo a los restaurantes de los chefs invitados en un singular viaje de ida y vuelta que refuerce y afiance las distintas sensibilidades de jóvenes y talentosos cocineros que están emergiendo con fuerza en el panorama local y nacional. Dos estilos diferentes y una sola emoción, Canarias.

El primero de estos encuentros se materializó con la llegada a Donaire del chef grancanario del restaurante Texeda Borja Marrero que presentó, junto a Francisco Expósito, un menú de ocho pasos cargado de sensibilidad por el producto local y los aromas de las islas, que fue maridado por el jefe de sala Mayta Meza con vinos de la bodega de Gran Canaria Volcán.

Gran éxito de la primera sesión de ‘Canarias BrotherFood’

Ambos chefs, que no se conocían previamente, se mostraron muy satisfechos por la experiencia que, a juicio de Marrero, ‘es muy positiva porque todas las islas unidas, con nuestras sensibilidades, podemos hacer que la cocina canaria tenga una sola voz’. En este mismo sentido Expósito aseguró que ‘esto me ha dado fuerza para seguir defendiendo la cocina canaria y el gran talento que hay en las islas’.

Los dos chefs, y ahora también amigos, defendieron un menú a cuatro manos que iluminó la ya singular sala de Donaire, en la cuarta planta del Hotel GF Victoria, que arrancó Borja Marrero con su delicado tomate al horno acompañado por una crema elaborada con almendras de Tejeda, traídas desde las cumbres de isla de Gran Canaria para la ocasión, y crujiente queso duro también de la localidad. Le siguió Francisco Expósito otro divertido snack, versión de las papas con costilla, un cono crujiente relleno de costilla y cilantro, topeado de helado de papa y millo; al que siguió un explosivo wan tun con bradada de vieja.

Prosiguió el tinerfeño con uno de sus platos estrella como es el elegante puchero canario con miniverduras, y una precisa reducción de caldo de papada de cochino negro y un mojo cilantro. Marrero avanzó con una vieja a la sal con mahonesa de berros ahumada, toques cítricos y bizcocho de hoja de papa y gofio, y le acompañó Expósito con un levísimo bacalao acompañado con un caldo de cazuela, y espuma quemada.

El chef grancanario abrió el apartado de las carnes con un homenaje a la cumbre donde vive, con un canelón de cordero a baja temperatura, con bechamel de leche de cabra sobre una tierra de bienmesabe, volcando en el plato todo el entorno donde vive el animal, incluso las hierbas de las que se alimenta. Expósito continuó con su muy precisa pieza de presa de cochino sobre un cremoso de arroz con pollo canario y aceitunas.

esús Camacho, el pastelero de Donaire, puso el toque final con un prepostre de inspiración italiana (costa amalfitana), una cítrica y refrescante mezcla a base de textura de limón, lima y albahaca, para concluir con el sorprendente mochi canario, con el arroz glutinoso relleno de plátano, café, leche quemada y galletas.

Donaire y su equipo será durante los próximos meses serán punto de encuentro de la Nueva Cocina Canaria, a través de la presentación en de las mejores cocinas y chefs más reconocidos de las 7 islas, con Francisco Expósito y Mayta Meza como anfitriones. Este último, siempre recreará armonías con vinos locales de la isla invitada.