Enrique Ponce y Ana Soria. / EP

Enrique Ponce y Ana Soria estrenan nuevo nidito de amor en Almería

Se trata de una residencia de dos plantas en una de las zonas más exclusivas de la ciudad andaluza

JOAQUINA DUEÑAS

La retirada de la vida pública y de las redes sociales de la pareja formada por Enrique Ponce y Ana Soria hizo que se desataran números rumores sobre una posible ruptura. Sin embargo, la revista 'Semana' desmintió esta posibilidad. Ahora, ha sido también esta publicación la que ha contado en exclusiva que los dos tortolitos acaban de estrenar un nuevo nidito de amor en una de las zonas más exclusivas de Almería.

Se trata de un chalet de dos plantas ubicado en la urbanización Retamar, muy próxima al Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, donde viven desde hace unas semanas. En un principio, la pareja estuvo mirando parcelas en las que edificar su nuevo hogar pero finalmente han optado por escoger una casa ya construida a la que poder mudarse de manera inmediata y así compartir cada minuto que les permiten sus obligaciones.

Lejos de crisis, Ponce y Soria están viviendo una etapa muy dulce y en la revista se puede ver cómo disfrutan de su día a día. Enrique saca a pasear a su perro por las inmediaciones de su nueva casa, por la que, según cuenta la revista, habrían desembolsado un millón de euros. La vivienda está también cerca de la playa y del club de golf, con lo que aúna los gustos de la pareja, ya que ella es muy amante del mar mientras que él es aficionado al golf, un deporte que descubrió hace años y que le encanta practicar. Tato es así, que habla de su afición en su página web: «Lo bonito del golf es ese olor a hierba recién cortada y esa sensación de contacto que se tiene cuando le pegas a la bola y ves que vuela y que la pones donde más o menos quieres que vaya». «Además, puedes practicarlo hasta que te mueras», dice su página.

Enrique pasa su tiempo entre Almería, Madrid y Jaén. A la capital acude para ejercer sus responsabilidades como padre, mientras que en la provincia de Jaén, concretamente en el término municipal de Navas de San Juan, cuenta con la finca La Cetrina, de 904 hectáreas, donde explota un negocio ganadero y agrícola.

Por su parte, Ana pasa mucho tiempo en casa. Allí estudia y disfruta de su casa en la que recibe a sus amigos, a los que está muy unida. Antes era habitual verla con ellos gracias a las publicaciones que hacía en sus redes sociales, pero desde que tanto ella como el torero decidieran abandonar el mundo digital, poco se conoce de sus idas y venidas.

En todo caso, la joven intervino en el programa 'Viva la vida' para aclarar que la decisión de residir en su tierra natal ha sido de mutuo acuerdo. Además, aprovechó para hacer toda una declaración de amor al diestro: «Yo lo único que puedo decir es que quiero a Enrique más que a mi vida y cualquiera que me conoce lo sabe. Me veo con él para toda la vida». Unas palabras a las que él correspondió diciendo que «le pese a quien le pese, Ana y yo estamos muy felices y enamorados. Quiero a Ana con locura, porque es la mujer más maravillosa que he conocido en mi vida. Es increíble en todos los sentidos y quiero pasar el resto de mi vida junto a ella».

La pareja sigue adelante con su amor a pesar de las críticas y las dudas que han planeado sobre ellos y de hecho, no han dudado en ampliar la familia con un nuevo cachorro al que ya han llevado a su primera revisión en el veterinario y que se suma al que ya adoptaron en diciembre de 2020, Ney, con el que Ponce pasea habitualmente.