La Exhibición de Enganches, una tradición de la Feria de Abril de Sevilla. / efe

Cayetana Rivera, digna heredera de sus abuelas

La nieta de la duquesa de Alba y de Carmina Ordóñez fue la madrina de la Exhibición de Enganches en el primer día de la Feria de Abril

JOAQUINA DUEÑAS

Cayetana Rivera Martínez de Irujo debutó este domingo en la escena pública como madrina de la Exhibición de Enganches celebrada en el primer día de la Feria de Abril en Sevilla, la más esperada de los últimos tiempos, después de dos años de parón. La joven, de 22 años, emocionó a sus padres, Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, en este acto del que tantas veces fue protagonista su abuela materna, la duquesa de Alba, que fue la madrina elegida para las bodas de plata de los enganches (la conducción de los carruajes tirados por caballos), en 2010.

En su estilismo, siguió todo lo que marca el protocolo del Real Club de Enganches de Andalucía para esta ocasión tan especial y seleccionó cada pieza para hacer un homenaje especial a sus dos abuelas. Vestida con un diseño de color verde y manga larga de Enrique Rodríguez Hidalgo, llevaba mantilla blanca y mantón de manila como indica el ceremonial.

Precisamente la mantilla y la peina habían pertenecido a la duquesa, al igual que el mantón de manila, de color naranja y con grandes flores de colores bordadas. También perteneció a la aristócrata el abanico, imprescindible para aliviar el calor de la ciudad hispalense. Pero Tana, como la llaman sus más allegados, también homenajeó a su abuela paterna, Carmina Ordoñez, con unos llamativos pendientes de coral.

Como pez en el agua

La joven estuvo arropada en todo momento por sus padres, Francisco y Eugenia; por las actuales parejas de estos, Lourdes Montes y Narcís Rebollo; y por sus hermanos pequeños, los hijos de Francisco y Lourdes, Curro y Carmen. Tampoco faltó a la cita su novio, Manuel Vega.

Tana está demostrando que se mueve como pez en el agua en los eventos de la sociedad sevillana y en las tradiciones que tanto adoraban sus abuelas. Imposible olvidar las icónicas imágenes de una joven Cayetana de Alba junto a Lola Flores en una caseta de la Feria de Abril o las de Carmina Ordoñez en la grupa de un caballo conducido por Paquirri.

En la cena organizada por el Real Club de Enganches de Andalucía previa a la exhibición, la joven se acordó de las dos: «Siempre tengo presente a mis dos abuelas, como tiene que ser». En su discurso como madrina no pudo evitar romper a llorar cuando recordó que ella nació «del amor» de sus padres. Un momento muy emotivo que su orgullosa madre compartió en las redes sociales.

Temas

Sevilla