‘Buen Viaje’, un disco maduro para debutar

La banda Última Llave nació en Arucas en 2012 y desde entonces no ha parado. Sus temas han sido número uno en los 40 Principales. Por fin, presentan su disco el 20 de abril.

IBÓN S. ROSALES

Bea, Adrián y Alberto conforman el grupo de pop canario Última Llave. Nació en el municipio de Arucas, en Gran Canaria, de la mano de unos estudiantes que se repartieron los instrumentos y comenzaron a hacer música en un garaje, «como todas las bandas», bromean. Pero no fue hasta 2012 y con la entrada de Beatriz Pérez, vocalista, cuando se oficializaron como grupo. Lo que hacen, dicen, es rock-manticismo, «música pop o pop-rock con una base potente y mucha energía que se mezcla con letras que cuentan historias o que son más bien sentimentales», explica el guitarrista y letrista, Adrián Marrero, uno de los integrantes originarios del grupo. «Nuestra música es rock-mántica», dice.

El primer local en el que se estrenaron como grupo fue el Pub Metro y de ahí saltaron al escenario de la plaza de San Juan en las fiestas más importantes de la ciudad. «Fuimos dos veces al pub, cabían unas 300 personas y lo llenamos», relata Alberto Díaz, el batería, miembro originario también de la banda. «Éramos un pez de pecera y nos tiramos al mar directamente», interpreta Díaz, que todavía se asombra al pensar que pasaron de un pequeño concierto en un pub a actuar antes y después del cómico canario Manolo Vieira: «Cuando vimos ese público... Imponía bastante pero salimos adelante». Y tanto que salieron a flote. Desde entonces, Última Llave ha sacado cuatro singles, siendo tres de ellos número 1 en la lista de Los 40 Principales de Canarias. Y los contratos, colaboraciones y conciertos no han cesado hasta llegar a su punto álgido el pasado 2016, año en el que dieron más de 60 espectáculos en diferentes islas.

No me importa (2013), La posada del marinero (2014), Eres tú (2015) y El baile (2016) son los temas, todos cuentan con vídeoclip en YouTube, más conocidos de Última Llave. «Tienen muchas reproducciones en países de Latinoamérica, sobre todo No me importa», mencionan. Aunque sin duda, por demanda y por gustos de sus fans, el más famoso es el single Eres tú.

Vídeo.

Paralelo al trabajo propio, creando la música y componiendo las «cuidadas letras de sus canciones», Última Llave se ha buscado siempre la vida para darse a conocer y generar ingresos. Desde sus comienzos comprendieron que para mostrar su trabajo primero tendrían que ser escuchados y conocidos y, aunque intentaron embarcarse en la aventura de comenzar de cero, pronto vieron que necesitaban financiación y comenzaron a hacer distintas versiones y covers con la música de otros artistas. «Para abrirnos un camino metimos canciones conocidas y versiones, el objetivo era ir enganchando a la gente porque lo que pide el público es lo que manda en una fiesta», aseguran. Por ello, decidieron hacer conciertos ampliando su campo y repertorio para que les contrataran. «Nos contratan para distintos eventos y con ese dinero luego financiamos nuestra música. Los ingresos económicos son para grabar discos, hacer vídeos o promoción», detallan.

Y con un 2016 cargado de trabajo, el trío aprovechó el tirón para lanzar, no sin un arduo trabajo madurado, el que será su primer disco oficial: Buen Viaje. El próximo jueves 20 de abril, el teatro Guiniguada, en Las Palmas de Gran Canaria, será testigo de la presentación de Buen Viaje, un espectáculo «con muchas sorpresas» en el que los artistas están trabajando para entregarse en exclusiva a su público. «Estamos ensayando como locos para dar un buen repertorio, les esperan muchas sorpresas», invita la guapísima cantante Beatriz Pérez, que está muy ilusionada, como sus compañeros. «Habrá invitados sorpresa, nuevas canciones y esperamos que esa noche sea inolvidable, que para nosotros lo será», anuncia Pérez.

Buen Viaje es un trabajo madurado en el que el grupo lleva años trabajando. «Llevamos mucho tiempo con este disco pero porque tenemos dificultades para vernos y han influido muchas cosas, dónde grabábamos, épocas de exámenes, mucho trabajo a nivel particular...», cuenta Alberto Díaz, que precisamente vive en Lanzarote con su familia, donde trabaja como enfermero. Pérez es graduada social en una empresa y Marrero estudia a la vez que se encarga de todo el marketing, promoción y gestión del grupo. «Tampoco hemos querido correr, hemos madurado los temas y hemos hecho las cosas con cariño», admitieron.

Con todos sus medios y capacidades, este trío, que durante sus conciertos cuenta con otros cuatro músicos y dos técnicos contratados, ha dado lo mejor de sí misms para que el concierto del próximo 20 de abril sea un rotundo éxito profesional y personal. «Si tuviéramos más dinero lo hubiéramos hecho en menos tiempo pero con el presupuesto con el que contábamos... Lo cierto es que tuvimos que ahorrar para hacerlo», sostiene la banda, que poco a poco se hace un hueco en el complicado panorama musical español.

¿Cuál es el sueño de la banda? Poder vivir en exclusiva de la música aunque sus integrantes son conscientes de que es complicado. «Hoy en día las redes sociales te dan visibilidad, llegas a más gente pero también hay más gente haciendo música y hay muchos que son muy buenos. Es más difícil destacar, hay que trabajar y tener paciencia, ganas y dedicación aunque también suerte, que alguien se fije en ti y apueste por ti», relata la vocalista sin perder la sonrisa.