«Intento llevar la fama con naturalidad», asegura Fonsi Nieto, que en esta imagen disfruta de las vistas desde un yate. / R. C.

Fonsi Nieto: «Yo era un bala, mis hijos son más tranquilos»

Tras navegar como invitado en la regata de Palma, Fonsi Nieto viaja a Ibiza y deja flores en memoria de su tío

ARANTZA FURUNDARENA

«Vengo de dejar flores en el muro en recuerdo de mi tío», suelta Fonsi tras el saludo inicial. Y es que justo ayer se cumplían cinco años de la desaparición de Ángel Nieto, un inexplicable accidente, todavía bajo investigación judicial, que le segó la vida al ser embestido por un coche cuando conducía un quad por una carretera de Ibiza. Fonsi, que siempre estuvo muy unido al '12+1' campeón del mundo de motociclismo quiso rendirle homenaje en su último día de vacaciones en la isla Pitiusa, antes de viajar a Inglaterra para participar en la carrera de MotoGP como director deportivo del Pramac Ducati.

Bronceado y relajado, el piloto visitó hace unos días la 40 Copa del Rey Mapfre de Vela en calidad de embajador de las gafas de sol deportivas Maui Jim, utilizadas por muchos regatistas por su alta protección contra la radiación solar, así como por los salineros mallorquines que faenan recolectando la tradicional flor de sal d'es Trenc. «Siempre he intentado cuidar al máximo todo lo que hago y para vincularme a una marca me tengo que sentir identificado», puntualiza el motorista.

Fonsi, que años atrás visitó la regata con Ángel Nieto y recuerda que «desayunamos con el rey Juan Carlos», navegó el lunes en un yate del Real Club Náutico de Palma en compañía de su nueva pareja, la periodista Maider Barthe, hija del que fuera director general de deportes de TVE, Pedro Barthe. El piloto y Dj, de 43 años, ha estado vinculado sentimentalmente a Ariadne Artiles, Alba Carrillo, con quien tiene un hijo de 11 años, y Marta Castro, madre de su hijo de dos años, y de la que se separó hace pocos meses, tras nueve años de relación. «De estos temas prefiero no hablar», declina amablemente cuando se le pregunta por su nueva pareja.

Al piloto le ha acompañado Maider Barthe, su nueva pareja

Fonsi se define a sí mismo como «muy cabezón», de empeñarse en algo y no parar hasta conseguirlo. Le gusta que le digan que se parece mucho a su tío, el mítico Ángel Nieto, al que dice recordar con alegría por los buenos momentos compartidos. «Siempre he intentado ser yo mismo -explica-, un tipo muy amigo de sus amigos, muy familiar y muy agradecido con todo lo que me ha dado mi profesión. De mi tío aprendí a tener siempre una sonrisa con los aficionados».

Le pregunto si le resulta también fácil sonreír a los paparazzi que a veces le siguen... «Intento llevar la fama con naturalidad. Y, aunque a veces conmigo se han pasado cuatro pueblos, el único momento que me enfadé de verdad fue cuando no respetaron la intimidad de mi hijo menor». Fonsi se define como un padre «racional» y no demasiado estricto porque entiende que los niños «tienen que hacer sus fechorías. Yo, de hecho, era un bala. No paraba. Eso me dice mi madre. Mis hijos son más tranquilos».

Este Dj, amante de la música electrónica, que nunca pincha a Rosalía ni le gusta el reguetón, está convencido de que su cabezonería le ha valido de mucho en la vida. «Cuando tuve el accidente que me apartó del circuito, me dediqué a pensar en el siguiente proyecto. Mirar atrás y lamentarme nunca ha sido lo mío».

Con el cuerpo repleto de tatuajes en honor a sus familiares («me falta uno de mi niño pequeño, pero pronto me lo haré»), Fonsi disfruta actualmente dando vueltas en su moto a los invitados en los circuitos de MotoGP para hacerles experimentar las sensaciones de un motorista en plena carrera. Entre otros, ha llevado de paquete al hijo de Madonna y al piloto de F1 Mark Webber, que le llegó a confesar que nunca había sentido tanto peligro. «Es genial ver sus reacciones. Unos me dicen que les ha cambiado la vida, otros lo pasan fatal. Como mi primo Gelete -ríe al recordarlo-, que me dijo que él detrás, nunca más».