Antonio David. / e. c.

Antonio David gana un nuevo pulso a La fábrica de la tele

La Justicia ha desestimado el recurso de la productora y ha aumentado la indemnización por despido nulo del colaborador

JOAQUINA DUEÑAS Madrid

Antonio David sigue adelante con su batalla judicial por su fulminante despido en directo del programa 'Sávame' del que era colaborador habitual. Después de que se reconociera la nulidad de dicho despido, el malagueño ha ganado un nuevo pulso a la cadena ya que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha aumentado en 100.000 euros la indemnización a la que la productora La Fábrica de la Tele había sido condenada inicialmente en septiembre del año pasado. La cuantía total de la indemnización asciende ahora a más de 182.000 euros. Además, ha desestimado el recurso de suplicación interpuesto por la productora del programa de Mediaset.

Mientras su novia, Marta Riesco, se encuentra inmersa en una agria polémica con el programa del que fue despedido el malagueño a cuenta de una supuesta oferta de trabajo que le habría hecho Rocío Carrasco durante su breve ruptura con el colaborador, Antonio David ha optado por mantener un perfil bajo y hacer contadas apariciones públicas. Algo que incluso recogía la sentencia del Juzgado de los Social número 42 que declaraba «nulo por vulneración de su derecho al honor» el despido. En este sentido, indicaba que la protección a la libre comunicación debía mantenerse en los límites del derecho al honor de la persona a la que se refiere y a su repercusión. Y hacía referencia a que Antonio David «no ha participado en ningún programa de entretenimiento, ni reality show en televisión» desde su despido disciplinario.

Otro de los movimientos que ha hecho el malagueño ha sido el de hacerse con varias acciones de Mediaset para poder personarse en la junta de accionistas, celebrada el pasado 20 de abril. Como pequeño accionista informó de que acudiría y tomó la palabra para presentarse como una víctima y solicitar al Consejo que se «eviten comportamientos machistas y sectarios».

En los casi 20 minutos en los que estuvo en el uso de la palabra, aseguró que se había realizado «un ejercicio cínico sobre el machismo» y apeló a los números de audiencia obtenidos por el programa 'Sávame' para cuestionar la idoneidad de seguir apoyándolo. No dudó en asegurar que su despido había tenido «consecuencias para las audiencias del grupo, especialmente para las de Telecinco, que son las que generan los ingresos publicitarios». Para respaldar su argumento desgranó los datos de audiencia de programa estrella de los últimos años: «El 22 de marzo de 2021 tuvo una audiencia en su modalidad 'limón' de 18,3% de share y el 23% en la naranja, sin embargo, un año después tuvo el 11,6 % en el 'lemon tea' y un 13,8 en el 'naranja'».