Reportaje de cerca

Alberto Dugarte, polifacético artista de la belleza

16/09/2018

El profesional de origen tinerfeño lleva meses capitaneando su centro de formación profesional de belleza en Madrid.

ETIQUETAS:

Convertido desde hace años en el maquillador y peluquero de cabecera de famosos y celebrities del país, el profesional de origen tinerfeño lleva meses capitaneando su centro de formación profesional de belleza en la zona de Príncipe Pío - Argüelles en Madrid. Una oportunidad de transmitir todo lo aprendido y de seguir evolucionando profesionalmente.

Alberto Dugarte, polifacético artista de la belleza

Abrir un centro formativo era uno de los sueños y objetivos del canario Alberto Dugarte, maquillador profesional y director de peluquería y maquillaje en cine, televisión y editoriales de moda, y que ha conseguido materializar tras mucho esfuerzo y tesón. En mayo comenzaba a materializarse este anhelo. «Hace dos años la iba a abrir con un socio y solo nos surgían problemas. El local no salía, los permisos no llegaban... así que pensé que no era el momento de abrir la academia y decidí aparcarlo y seguir como estaba. De repente, vi un teléfono en un local, llamé y en veinte días estaba abierto. Hice la reforma, fue todo muy sencillo y sin ningún problema. Creo que a veces la intuición y la energía siempre juegan su papel. Creo que la clave está en trabajar y trabajar por un objetivo. Creo que lo que se consigue es gracias al trabajo y el esfuerzo», explica Dugarte.

Alberto Dugarte, polifacético artista de la belleza

Fue este tesón el que le llevó a implicarse de lleno en este nuevo proyecto tras encontrar el local perfecto en la Cuesta de San Vicente, en pleno corazón de la capital española. «Es un local de 235 metros cuadrados. En la parte de arriba monté peluquería, uñas, barbería para los hombres, depilación con hilo, todo lo que es belleza para el público. En la planta de abajo está la parte de formación para profesionales, peluquería, maquillaje, peluquería de plató o efectos especiales. En definitiva, todo lo que abarca el mundo de la belleza que es muy amplio. La apertura fue increíble. En cuanto recogí las llaves del local y anuncié en mi Instagram, @albertodugarte donde además cuelgo todos mis proyectos y creaciones, que por fin se hacía realidad mi sueño y que pronto abriría las puertas se apuntaron para el primer curso profesional diez personas. Apostaron en un local en obras, en realidad, porque no había nada físico. Hicieron su reserva para no quedarse sin su plaza y fue espectacular la acogida que tuvo», recuerda. Un recibimiento que llenó de energía y motivación al joven maquillador, y eso que ya había recorrido varias provincias con sus exitosas masterclass de maquillaje.

«Estar en Sálvame me abrió las puertas de ser conocido en toda España y de poder ir por varias ciudades con las masterclass y que éstas se llenarán. Al ir por las ciudades me di cuenta de que hacía falta mucha formación. Aparte, la gente te ofrece algo vital que es la ilusión, que a veces se va perdiendo en el mundo del maquillaje por el día a día y te vas cerrando y perdiendo el interés por este campo. Ir conociendo a tanta gente te ayuda a abrir la mente y a seguir aprendiendo», explica. Ese fue uno de los empujones que le llevó a dar el paso de montar el centro formativo A.D. Institute.

Alberto Dugarte, polifacético artista de la belleza

En él se ha rodeado de un equipo de profesional multidisciplinar que se encarga de transmitir sus conocimientos en todos los campos del maquillaje y la peluquería. Este es, según Dugarte, el secreto del éxito del centro. «Tengo la suerte de contar con Sara Garzas, que es mi mano derecha y está de directora de la academia y luego con muchos profesionales de cada sector, entre ellos un canario, Jeffrey Hernández, de Gran Canaria. Son ocho personas que forman mi equipo y que gracias a ellos puedo dividir el trabajo y compaginarlo todo mejor. Estamos en varios proyectos a la vez gracias a que tengo este equipo en el que confío al 100% profesional como personalmente. Creo que la clave está en rodearse de gente buena, tanto para crecer uno como para poder abarcar tantos proyectos», subraya.

En ese afán por transmitir todo lo aprendido en su extenso bagaje profesional y de mejorar la formación de los futuros profesionales del mundo de la belleza, el centro cuenta con becas formativas. «Abrí la academia con la ilusión de ayudar a la gente que quiere formarse y de compartir lo que he aprendido. Por eso sacamos las becas porque hay gente con interés por formarse pero sin poder adquisitivo para hacerlo y necesitamos llegar a todo el mundo. Para ello hemos creado unas becas. Por ejemplo, para el curso profesional de maquillaje, que es uno de los que tenemos, que son 144 horas. Se da de todo, cine, televisión, moda o efectos especiales, por ejemplo. Además, he introducido algo que a mi me falló y que creo que es muy importante en esta profesión que es el inglés, tengo un profesor que los viernes da teoría del maquillaje en inglés y también he incluido teoría de color. El objetivo es que estén bien formados que sepan qué difuminar, qué no o cómo hacer los acabados perfectos», añade.

Alberto Dugarte, polifacético artista de la belleza

Esta nueva etapa más empresarial en la vida profesional de Dugarte le está dejando muchas satisfacciones. «Estoy muy satisfecho. Es muy duro, porque tener a ocho personas a mi cargo me crea un peso al que no estoy acostumbrado porque siempre he sido libre. Tengo lo que tengo y si no tengo con que taparme pues no me tapo y no pasa nada. Saber que tengo a ocho personas a mi cargo la verdad es que me obliga a entregarme mucho más en el trabajo, pero estoy muy feliz», asegura. Rodearse del mejor equipo de profesionales del sector, la mayoría amigos personales de Dugarte, le ayuda también a poder mantener otros proyectos profesionales en marcha. El joven no para de viajar por la geografía española atendiendo estos compromisos que le llenan profesional y personalmente. En las últimas semanas ha estado con los preparativos de la obra Franciscus. Una razón para vivir, producida por José Luis Moreno, creada por el escritor y poeta Alejandro Guillermo Roemmers que se estrenó el pasado martes 4 de septiembre en el Palacio Euskalduna de Bilbao. «Es espectacular, son 160 pelucas de época, maquillaje, efectos especiales, de todo. Dirijo todo el maquillaje y la peluquería. Hago todos los proyectos de José Luis Moreno. Ahora tenemos tres series nuevas entre manos, estamos diseñando los personajes, decorados y demás. Estoy muy contento», asegura.

Alberto Dugarte, polifacético artista de la belleza

Por si fuera poco, a la academia, la obra de teatro y las series con José Luis Moreno, se suma la gira nacional de la obra Grandes Éxitos, de Jorge Javier Vázquez, del que es su maquillador y peluquero personal. «Hago su gira teatral y lo acompaño todo el año. Llegará a Tenerife en enero. Lo compagino como puedo con las masterclass», explica.

Alberto Dugarte, polifacético artista de la belleza

Cuando le ofrecieron ser el peluquero y maquillador del presentador de Telecinco, Alberto se hizo de rogar. «Cuando me llamó su mano derecha, Cristina, y me dijo que quería que fuese su maquillador en principio no acepte. Tenia miedo a pasarlo mal, después de maquillar a varias colaboradoras de Telecinco pensé que sería igual y verdaderamente no me apetecía, estoy en un punto de mi vida que hago los trabajos que me divierten, que me gustan y me respetan, ella me insistió y acepté, es la mejor decisión que pude tomar. No solo me respeta y valora, sino que trabajar con el es divertidísimo, tenemos conexión y pasamos momentos maravillosos. Ademas, estoy aprendiendo muchísimo, su inteligencia, humor y forma de ver la vida son espectaculares, es un ejemplo a seguir», sentencia.

Por las manos de Alberto Dugarte han pasado artistas de talla nacional e internacional y la mayoría de los rostros más conocidos del panorama televisivo español, desde formatos como Gran Hermano u Operación Triunfo, a presentadores y colaboradores por todos conocidos. El joven se ha consolidado como el maquillador de la televisión por derecho propio.