Poema del Mar, un año creando vida

Desde que abrió sus puertas en diciembre de 2017, el acuario de la capital grancanaria ha visto como nacieron en sus instalaciones crías de caballitos de mar, cazones, peces tequilas, chuchos negros, tiburones bambú y hasta ajolotes

Desde que el 17 de diciembre se cumpliera un año de la apertura de puertas del acuario Poema del Mar, esta instalación se ha consolidado como uno de los iconos de Las Palmas de Gran Canaria, tanto a nivel arquitectónico, como de oferta de ocio y de reducto de vida marina. En este primer ejercicio, el edificio –que se inauguró coincidiendo con el 46º aniversario de Loro Parque–, ha visto numerosos nacimientos de distintas especies, lo que da a entender el enorme bienestar animal que han conseguido entre sus muros.

Decenas de miles de visitantes han podido descubrir en primera persona la biodiversidad del planeta azul, en un viaje que los guía por lagos, ríos y mares, hasta sumergirlos en el océano más profundo.

«Estamos muy contentos de los resultados obtenidos en este primer año desde que abrimos las puertas y, prueba de ello, es que han tenido crías ejemplares de caballitos de mar, peces tequilas, cazones, chuchos negros, tiburones bambú y hasta ajolotes», destacó Alberto Castellanos, conservador del acuario Poema del Mar.

En una instalación que tiene «vida propia», puesto que, según explica Castellanos, «el que vino el primer mes vería ahora un acuario totalmente diferente ya que las especies han evolucionado y es precioso ver ese proceso», narró. Poema de Mar ha incorporado tres tiburones toro más traídos de Holanda y están trabajando en una nueva exhibición de corales «que será preciosa» y la de una especie de caballitos de mar conocida como Dragones: «Tenemos diez que proceden de Australia y, aparte de que son difíciles de conseguir, los hemos colocado en una exhibición de cuatro metros de altura para conseguir que se reproduzcan. Ellos necesitan estas dimensiones porque hacen un baile de apareamiento y, de ser así, sería todo un éxito. Son preciosos y es un lujo que el visitante pueda contemplarlos en directo», contó el responsable del acuario.

Los retos que se han marcado los gestores de Poema del Mar para este 2019 son «seguir aumentando el número de especies –hay unas 400– y conseguir que se reproduzcan especies como los Dragones, tiburones de puntas negras o las tortugas nariz de cerdo», vaticinó.

Entornos únicos.

El acuario Poema del Mar invita a sus visitantes a descubrir tres zonas diferenciadas que conforman una experiencia única. Ecosistemas marinos de superficie, ecosistemas marinos profundos y especies de agua dulce. El recorrido que realiza el visitante comienza sumergiéndose en La Jungla, que reproduce distintos paisajes en un homenaje a los cinco continentes. A continuación, el Arrecife invita a un paseo alrededor de un enorme cilindro llamado Atolón que exhibe una gran variedad de corales y de peces. Finalmente, la ruta acaba en gran Deep Sea que traslada al espectador al océano profundo.

Desde su inauguración han sido múltiples las palabras de asombro y admiración para la exhibición Deep Sea, que cuenta con el ventanal curvo más grande del mundo, con 36 metros de ancho y 7,35 de alto, así como 39 centímetros de grosor. Con una profundidad total del tanque de 8,5 metros y 5,5 millones de litros de agua, el gran océano permite observar, en un entorno inigualable, las maravillas de las profundidades de los océanos, y alrededor de 3.000 ejemplares de hasta 40 especies diferentes que nadan en sus aguas oscuras y entre las que sobresalen espectaculares tiburones. Decenas de miles de visitantes han podido maravillarse descubriendo la espectacular biodiversidad del planeta azul, en un viaje que los guía por lagos, ríos y mares, hasta sumergirlos en el océano más espectacular.