Inseguridad en Las Rehoyas

02/02/2020

Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria denuncia el estado en el que se encuentra el parque del barrio y demanda que se mejore la dotación de vigilantes y se arreglen los desperfectos

El portavoz del grupo municipal de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Francis Candil, denuncia la falta de seguridad en el Parque de Las Rehoyas, por este motivo el vocal del grupo, Daniel Rivero, presentó una moción en la Junta de Distrito de Ciudad Alta en la que se exigió que se amplíe y mejore tanto el horario como la cantidad de guardias de seguridad, así como valorar la necesidad de presencia policial los fines de semana en el campo de fútbol.

Francis Candil explicó que a pesar de ser uno de los mejores parques de toda Canarias en cuanto a dotación, espacio y servicios, no cuenta con la seguridad necesaria, a pesar de las numerosos actos de vandalismo que se cometen, como quema de árboles, rotura de cristales y otros elementos, a lo que se suman la realización de fiestas clandestinas los fines de semana en la zona del campo de fútbol.

Por otro lado, el edil de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria, señaló que es fundamental que «de una vez por todas» se de respuesta a la discontinuidad del servicio del ascensor que se encuentra en el interior del recinto. Al respecto, afirmó con rotundidad: «El gobierno de Augusto Hidalgo debe entender que no se puede permitir tener un ascensor que se rompe a cada momento por no garantizar la seguridad del mismo ante la acción de los vándalos. El acceso y tránsito de personas es frecuente, especialmente desde Schamann, para lo que se vuelve indispensable el uso de dicho elevador, sobre todo para las personas mayores».

Asimismo, Candil manifestó que el Ayuntamiento debe restituir íntegramente el pavimento del parque, especialmente la zona de acceso de vehículos. «Dicho pavimento está deshecho debido a la falta de mantenimiento, con el riesgo que supone para los usuarios, teniendo zonas donde la ondulación del suelo es bastante peligrosa. Esto destaca especialmente en la zona de acceso de vehículos, donde pasan proveedores y personas con movilidad reducida cada día para el uso de las instalaciones deportivas», puntualizó.

El concejal también quiso destacar que las zonas verdes están desatendidas, principalmente la ladera que conecta con Schamann, la cual precisa de un adecuando sistema de regadío, así como que se limpien los restos de poda acumulados en las cercanías del complejo deportivo. Existen palmeras secas, maleza y árboles que crecen incontroladamente junto a restos de poda, o palmeras en medio del pavimento de una zona infantil que evidencian el descuido de estos espacios, a lo que se unen pequeños quioscos o estaciones de las que se desconoce su función, puesto que están abandonadas y ni se retiran ni se les da uso, así como una señalética que no concuerda con el parque.

Por otro lado, Candil señaló que muchos jóvenes siguen esperando por el skate park que estaba previsto en el anterior contrato del complejo deportivo, y que mientras tanto los skaters se desplazan hacia otros barrios de la ciudad.

Ante esta situación, Candil quiso dejar claro que no se debe desamparar un lugar tan clave como es el Parque de Las Rehoyas, porque «muchos vecinos del distrito, de la ciudad, e incluso de fuera del municipio, dependen de que se presten unos servicios en condiciones».

Así lo refirió el concejal de la formación nacionalista después de acudir en compañía de David Suárez, el otro edil del grupo, a una visita a las instalaciones del parque.