Inquietud por los recortes de Bruselas

14/02/2020

Canarias se mantiene a la expectativa ante la negociación del nuevo marco presupuestario de la Unión Europea, que se anuncia especialmente restrictivo, para que no se resten recursos a los fondos que reciben las regiones ultraperiféricas.

Loreto Gutiérrez / MAdrid

Todas las previsiones apuntan a que el nuevo marco presupuestario de la Unión Europea para el periodo 2021-27 que se aprobará en los próximos meses va a ser el más restrictivo de las últimas décadas. La salida del Reino Unido -que supone una pérdida de 10.000 millones de euros anuales para el presupuesto comunitario- y la necesidad de implementar nuevas políticas de seguridad o de lucha contra el cambio climático, como la agenda verde que impulsa la presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, obligan a una redistribución de los recursos de la que podrían salir muy mal parados los fondos estructurales y agrícolas.

A la espera de los jefes de Estado y de Gobierno de los 27 debatan el nuevo presupuesto en el Consejo Europeo extraordinario del próximo día 20, Canarias mantiene la guardia alta ante el riesgo de que el tijeretazo pueda traducirse en una merma de los fondos destinados a las regiones ultraperiféricas (RUP). De momento todo está en el aire y la único claro es que la negociación y el consiguiente regateo entre los Estados miembros no va ser tarea sencilla.

En esta línea, el eurodiputado canario del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, se dirigió al comisario de Presupuestos, el austriaco Johannes Hahn, durante el último pleno del Parlamento europeo para instarle a mantener las ayudas actuales. «No es admisible que las nuevas políticas tengan lugar a costa de las políticas que son la razón de ser de Europa como la cohesión, la política regional que protege a las regiones menos favorecidas y alejadas como las RUP y a los sectores desfavorecidos como agricultores y productores», señaló.

López Aguilar no ve aceptable que ante las mayores ambiciones europeas Bruselas proponga el marco presupuestario «más tacaño de su historia», porque «no se puede hacer más con menos», añadió. En todo caso, el eurodiputado socialista recuerda que es el Parlamento europeo es el que tiene la última palabra. «Somos decisivos, que nadie lo olvide, sin la aprobación definitiva del Parlamento no habrá marco financiero», expuso, razón por la que considera necesario cambiar la propuesta al alza para adaptarla a las necesidades que defiende la mayoría de la Cámara. De lo contrario, advierte que la alternativa no va a ser solo el bloqueo del nuevo presupuesto comunitario, sino «la impotencia, la irrelevancia y el desfallecimiento del proyecto europeo».