Hernández y Lecuona, el arte de distorsionar las formas

En sus creaciones, Beatriz Lecuona y Óscar Hernández (Santander /Tenerife, 1978) hibridan escultura y pintura. Esta tendencia se evidencia en la exposición que la galería Saro León de la capital grancanaria acoge hasta el 31 de julio bajo el título Agujero, rostro, desierto.

Carmen Delia Aranda
CARMEN DELIA ARANDA

Su manía por desconcertar al espectador se pudo apreciar en la Sala de Arte Contemporáneo de Tenerife, donde el dúo se dedicó a resituar y descolgar sus obras volviendo locos a los guardias de seguridad. También se puede percibir en el centro de arte La Regenta, donde hoy se clausura Hábitos Modernos, en la que sus piezas borran los límites de la pintura, la escultura y la intervención.

En el caso de la muestra de Saro León, las piezas adoptan maneras pictóricas, al estar colgadas en la pared como si se tratara de lienzos metálicos. Las esculturas, realizadas en su mayoría en aluminio, tienden a romper los esquemas mentales con los que el espectador se enfrenta a las obras. «Las formas se mimetizan, se doblan se pliegan y van buscando otra forma», explica Beatriz Lecuona sobre estas doce piezas en las que, como en un cuadro, el fondo y la forma protagonizan las composiciones.

En las superficies metálicas de las piezas irrumpen repujados, agujeros trepanados en figuras ovoides, dibujos lijados en planos monocromos o esquinas que se expanden rompiendo el orden previsible. «La pintura se trata como escultura y la escultura como pintura. Siempre lo hacemos», apunta Lecuona.

Un gremio abandonado.

Este año, el Gobierno de Canarias ha destinará 1,05 millones al patrocinio de proyectos culturales en el ámbito del teatro, la danza, la música, los audiovisuales, así como al fomento y difusión de la cultura popular y turismo cultura.

Las artes plásticas no se contemplan de forma explícita. Es algo de lo que se quejan Beatriz Lecuona y Óscar Hernández. «Nos dicen: peleen, asóciense y nos piden. El gremio siente un abandono importante», comenta Lecuona.

A los artistas plásticos le quedan las ayudas a la movilidad de Canarias Crea, que el año pasado destinó a este tipo de creadores menos de un 10% de las ayudas distribuidas, explicó Lecuona que recuerda que, sin embargo, son ellos, los artistas visuales, los que llenan de obras las salas del Gobierno de Canarias realizando su trabajo casi sin apoyo. «Mucho museo, mucho centro de arte y poca atención al tejido artístico canario, que es muy frágil por la insularidad», dice Lecuona.

«Tampoco se fomenta el coleccionismo con incentivos», recuerda la galerista Saro León.