Fede Varela, una luz que ya brilla

08/02/2020

El argentino fue el mejor ante el Cádiz y eso que entró en la segunda mitad. Dribló, asistió y acarició el gol.

Ya en Riazor dejó buenas sensaciones y ayer, con una UD ahogada y nadando a contracorriente, pidió su sitio en el equipo. Si algo positivo se puede sacar de la derrota contra el líder es que Fede Varela tiene calidad de sobra para ser un futbolista importante en Las Palmas de cara a lo que resta de campaña. Agitó a sus compañeros, siempre mimando el esférico, y siendo el más vertical sobre el césped. Casi anota un golazo con un disparo desde su casa y le puso en bandeja el tanto a Rubén Castro. Lo del argentino, por decirlo de alguna forma, fue un adelanto de exhibición. Una pequeña ración de lo que puede darle al conjunto grancanario. Dribla, pasa, filtra y tiene un descaro que descoloca las líneas rivales.

A los tres minutos del segundo tiempo le dio entrada Pepe Mel. Estaba pecando la Unión Deportiva de horizontalidad y le faltaba chispa. Con Varela en la sala de máquinas, los amarillos mejoraron bastante. El juego fluyó, Pedri se desahogó y Rubén encontró un buen socio. Sus pinceladas de clase habían sido, hasta el momento, demasiado escuetas para las referencias que traía en el currículum el futbolista cedido por el Leganés, pero contra todo un Cádiz exhibió virtudes.

Ahora, y con una UD en horas bajas y cayendo posiciones en la tabla clasificatoria, Mel sabe que tiene a sus órdenes un chico que puede ser actor principal en esta segunda vuelta. Varela tiene ese algo que levanta a los aficionados de sus asientos y que provoca ocasiones cerca del área contraria. Tal vez erró Mel al apostar por un doble pivote tan equilibrado y prescindir de un mediapunta al uso como Tana o el propio Fede. Ese es otro tema de debate. Con tanta baja y ausencia de extremos, el técnico decidió repetir la defensa de cinco con Benito y Srnic como carrileros. No salió del todo mal la jugada, pues los isleños, aunque facturasen otra derrota y añadieran otra fecha sin ganar a su casillero, dieron muestras de competitividad. El único pero estuvo por dentro. Y eso que tanto Fabio como Javi estuvieron a la altura del enfrentamiento contra el líder.

Fede Varela, una luz que ya brilla

Fede Varela fue la luz que más brilló en el Gran Canaria. Fue solista cuando el juego lo exigió y mago mientras Las Palmas estaba carente de algo diferente. Ahora le toca al argentino demostrar que no fue un espejismo. Ha llegado su hora.