Unidos por Gran Canaria denuncia que la política de dependencia en Gran Canaria es un ejemplo de desequilibrio regional

León advierte de la discriminación que sufren las familias que están a la espera de una plaza sociosanitaria en la isla. «Reforzar la red de residencias públicas para las personas dependientes, debería ser una tarea de primer orden», apunta

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Según la Secretaria General de Unidos por Gran Canaria (UxGC), Carmen León, la política en materia de Dependencia del Gobierno de Canarias es un claro ejemplo de trato injusto y desequilibrio regional hacia Gran Canaria. «Actualmente, y según datos suministrados por el propio Gobierno de Canarias, las islas cuentan con 380.697 personas mayores de 65 años y dispone de 95 centros residenciales con un total de 7.276 plazas. El reparto de dichas plazas evidencia una clara desigualdad ya que 34 centros se encuentran en la provincia de Las Palmas con 2.997 plazas y 61centros en la provincia de Tenerife, con 4.305 plazas».

En ese sentido, según la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, las islas necesitarían un total de 8.075 plazas adicionales a las existentes, en los próximos años, «para poder satisfacer la demanda más urgente, no las necesidades futuras», ha advertido Carmen León. A este respecto, el II Plan de Infraestructuras Sociosanitarias de Canarias contempla la creación de nuevos centros de atención sociosanitaria y la mejora de recursos ya existentes, con la ampliación y el incremento de sólo 5.466 nuevas plazas de atención, tanto en recursos residenciales como en centros de día para personas mayores y personas con discapacidad. Pero de estas, 2.188 serán plazas residenciales en la isla de Tenerife y 881 en Gran Canaria.

Cabe recordar que Canarias es la tercera comunidad autónoma con mayor déficit de plazas residenciales geriátricas, si se tiene en cuenta la relación por número de habitantes. La Organización Mundial para la Salud (OMS) establece una ratio de cinco plazas por cada 100 mayores y Canarias se sitúa en un 2,1. Se mantiene así las enormes desigualdades entre territorios tanto en cobertura como en modelos de gestión, donde, si bien Canarias retrocede, la provincia de Santa Cruz de Tenerife presenta una ratio del 2, 4 y la provincia de Las Palmas una 1,7, la más baja de España, según datos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas Envejecimiento en Red (CSIC). Por tanto, necesitaría duplicar sus plazas en residencias para cumplir la ratio que indica la OMS. Según la Secretaria General de UxGC, cabe recordar que la política de Dependencia del Gobierno Canario ha sido «trágica» ya que la disminución de las listas de espera se ha producido por el fallecimiento de 8 de cada 10 personas que demandaban una plaza.

Asimismo, Canarias es una de las pocas comunidades donde las plazas exclusivamente privadas tienen una cobertura mayor (2,5 %) que las de financiación pública (1,86 %). Por provincias tenemos que en la de Tenerife 2.219 plazas son privadas y 2.086 son públicas y en la de Las Palmas, 1.230 plazas son privadas y un 1.741 públicas. «El hecho de que la oferta de estos servicios estrictamente privada, el 47,4%, sea casi la mitad de la pública, un 52,6%, indica que existe un déficit que la oferta pública no está cubriendo», señala la Secretaria General de UxGC.

A este respecto, Carmen León, agrega que «en la idea de que el Gobierno parece priorizar temas como la gestión de los Fondos Europeos 'Next Generation' que, aunque sea necesaria su ejecución, sea considerado como un tema de mayor importancia que el de resolver uno de los problemas sociales más acuciantes que tiene Canarias y, muy especialmente, nuestra Isla de Gran Canaria».

«Reforzar la red de residencias públicas para las personas dependientes, debería ser una tarea de primer orden», concluyó.