Imagen de archivo de una plantación de papas. / arcadio suárez

El Parlamento defiende pagar un precio justo a los productores de papa local

Se pretende evitar la importación de papas foráneas siempre y cuando haya oferta de la local

EFE Santa Cruz de Tenerife

El Parlamento canario ha respaldado este miércoles por unanimidad instar al Gobierno regional a que garantice un precio justo para los productores de papa canaria y que se planifique la producción, de manera que se evite la importación de papa foránea cuando hay oferta de la local.

Estas son parte de las premisas de una proposición no de ley defendida por el diputado del grupo Popular Juan Manuel García Casañas, que ha aceptado enmiendas a su contenido por parte de Sí Podemos Canarias y de los otros tres grupos que apoyan al Gobierno regional, Socialista, Nueva Canarias y Agrupación Socialista Gomera.

Juan Manuel García Casañas ha explicado que el primer objetivo es que se garantice la ley de cadena alimentaria al cumplir con el precio de producción de la papa canaria establecido por el sector.

También ha pedido que se convoque una mesa de negociación junto con productores y expertos del cultivo de la papa para que desde el Gobierno de Canarias se dote de una partida presupuestaria que compense al agricultor, estableciendo un precio por kilo de papa afectada por la plaga de la polilla guatemalteca.

De esta manera se evitaría que la papa infectada se quede en el campo con el objetivo de que el agricultor se encargue de recoger y llevar al vertedero autorizado el material vegetal infectado y se reduzca «a la mínima expresión» una plaga que está causando daños importantes a la economía de muchas familias que dependen de este cultivo.

Además en la propuesta se pide realizar una planificación a través de la empresa pública Gestión del Medio Rural (GMR) de la producción estimada y de los meses en la que se va a recoger, teniendo en cuenta el consumo en Canarias, y coordinar con los importadores y los productores la oferta, de manera que no se importe papa en la época en la que hay producción local.

Esta coordinación debería hacerse extensiva a los proveedores e intermediarios que distribuyen a las grandes cadenas para que paguen el precio de producción estipulado.

García Casañas ha recordado que actualmente hay cerca de 4.000 hectáreas dedicadas al cultivo de la papa en Canarias, principalmente en la isla de Tenerife, donde se encuentran alrededor de 1.000 hectáreas de ese cultivo.

Han existido con anterioridad diferentes iniciativas para proteger su cultivo y a todos los que se dedican a ello «porque no ha estado exento» de problemas como el bajo precio de venta y las plagas, en particular la polilla guatemalteca, especie invasora que ha provocado la reducción de las áreas de cultivo y las pérdidas que, en ocasiones, han oscilado entre el 50 y el 60% de la producción, ha agregado el parlamentario.

Asimismo, ha aludido a los precios de venta entre 0,30 y 0,45 euros el kilo, muy por debajo de los costes de producción, de unos 0,75 euros el kilo.

Este hecho, junto a la pérdida de producción propiciada por las plagas, supone uno de los motivos que impiden que este cultivo tradicional despliegue todo su potencial en las islas.

Asimismo, ha recordado el diputado popular que los agricultores locales de la papa hicieron un llamamiento en junio en favor del consumo de la papa canaria y exigieron precios justos, por encima de los costes de producción.

Al respecto, ha aludido a la demanda de los agricultores de que los grandes supermercados deben dar salida al cultivo local, respetar sus fechas de producción y limitar la importación solo a los meses de escasez de la papa del país, ya que de otra manera «desalientan al sector primario y hace que mucha gente abandone el campo y su forma de vida».