Torres afirma que los recortes «preservan» educación y sanidad

16/08/2019

El presidente canario se mostró ayer «preocupado» ante la situación económica internacional pero «optimista» ante las medidas que está adoptando su Gabinete para afrontar los servicios básicos a pesar del ‘agujero’ de casi 500 millones de euros heredado del anterior Ejecutivo.

El presidente canario, Ángel Víctor Torres, defendió ayer las medidas que ha adoptado su Gobierno en los dos últimos consejos de retener créditos por importe de 170 millones de euros porque, afirmó, están encaminadas a «preservar la educación y la sanidad en lo que queda de año».

En la festividad de la Virgen de Candelaria, en Tenerife, a donde acudió como representante del rey, el jefe del Ejecutivo canario se mostró «preocupado» por la incertidumbre que se empieza a dibujar en el panorama político internacional y que se está empezando a percibir en la caída de las bolsas y la «amenaza cada vez más real» de la salida del Reino Unido de la Unión Europea lo que, a su juicio, «tiene indudables consecuencias negativas» para la economía de la comunidad canaria.

En este sentido, Ángel Víctor Torres volvió a reiterar la necesidad de contar cuanto antes con un Gobierno estable en España y que pueda elaborar el Presupuesto General del Estado. Por eso, entiende que «la investidura es vital» para que las distintas comunidades puedan disponer de los recursos económicos que les corresponde, especialmente Canarias, que depende en gran medida de transferencias externas.

En cualquier caso, el presidente canario se mostró «preocupado» pero «optimista» ante el ejercicio de «máxima responsabilidad» que está llevando a cabo su Gabinete, y que en los dos últimos consejos de Gobierno ha procedido a retener importantes cantidades económicas «puliendo» las distintas consejerías para tener 170 millones de euros con el objetivo de equilibrar las cuentas de la comunidad autónoma y que «que preserven fundamentalmente la sanidad y la educación en lo que queda de año».

Puntualizó al respecto que le «hubiera gustado encontrar unas cuentas autonómicas mejor» porque esos 170 millones «hubieran ido a más políticas sociales, más dependencia, servicios de emergencia en ayuntamientos y cabildos...» pero insistió en que han tenido que adoptar esta «decisión obligada» y retener las cantidades que se destinarán fundamentalmente al capítulo I (Personal) de las áreas de sanidad y educación.

Agujero

El Gobierno de Torres ha heredado un escenario económico que presenta un agujero de casi 500 millones debido sobre todo a que las transferencias de Madrid se hallan bloqueadas por no disponer de Presupuestos Generales del Estado -y que suman en torno a 223 millones de euros- así como por la mala previsión de ingresos del Gobierno anterior y el impacto de la rebaja fiscal en las islas tanto del año pasado como del ejercicio actual.

Además, la comunidad autónoma cuenta con un problema añadido que es el incumplimiento de la regla de gasto -193 millones más de lo permitido- así como el déficit excesivo en el que ha incurrido el Gobierno regional.

Canarias ha sido apercibida por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) para «reconducir estas cuentas» que, según ha reiterado el Ejecutivo de Ángel Víctor Torres, no suponen «recortes» presupuestarios, sino retenciones de crédito para colocarlo en los capítulos que están desviados. Además, ha instado al Estado a que transfiera las cantidades pendientes del sistema de financiación.