Entrevista a... Edurne Uriarte

«Si el PP logra un escaño más, formará gobierno»

07/11/2019

La también secretaria de Estudios y Programas del Partido Popular y conocida tertualiana de televisión viajó ayer a Gran Canaria para impartir una conferencia sobre mujer y feminismo, un tema sobre el que ha escrito varios libros. Con motivo de su charla ofreció esta entrevista en la que analiza la situación económica de España, el problema catalán y las posibilidades tras el 10N

— ¿En qué momento se encuentra España? Estamos a las puertas de una nueva recesión o ante una ralentización de la economía coyuntural?

— Estamos en un momento de preocupación. Lo dicen los analistas porque los datos son preocupantes. Esta semana hemos tenido el dato del paro y es el peor desde 2012. Esto quiere decir algo. ¿Qué alcance tendrá esto? ¿Llegaremos a otra crisis? Es difícil de señalar pero sí está claro que los datos son preocupantes. Y lo menos conveniente en esta situación es no reconocer la realidad. Ante cualquier problema económico la primera necesidad de un partido que aspira a gobernar es reconocer la realidad. Con el PSOE de Pedro Sánchez está pasando lo mismo que con el PSOE de Zapatero. Niega la realidad y dice que los datos no son tan preocupantes.

— ¿En qué medida ha influido la situación de bloqueo político y la ausencia de gobierno en esta situación?

— Es difícil cuantificarlo aunque ha influido sin duda. Los inversores no invierten si hay incertidumbre, los autónomos no emprenden y los empresarios no contratan. También pasa con los consumidores, si no hay confianza gastan menos.

— El PP culpa a Pedro Sánchez de la situación de bloqueo pero da la impresión de que todos los partidos son responsables. El PP podría haberse abstenido en la investidura. ¿No habría que hacer más autocrítica?

— Yo creo que no. En política casi todo se puede someter a valoración pero en el caso concreto de la legislatura pasada y el proceso de investidura de Pedro Sánchez hay más datos que opinión. Pedro Sánchez tenía los votos para ser investido y no quiso. Yo como diputada asistí a la sesión de investidura y me pareció increíble que teniendo los votos para ser investido presidente del Gobierno los rechazara. Eso pasó en julio y en septiembre volvió a ocurrir. Es Pedro Sánchez quien quiso nuevas elecciones, convencido de que iba a subir en 20 o 30 diputados el PSOE.

— Las encuestas arrojan un resultado similar el 10N a las elecciones del 28 de abril. ¿Cómo se desbloqueará ahora la situación?

— Desde el PP aspiramos a ganar, a tener un diputado más. Las últimas encuestas no dan ese escenario pero el voto puede moverse. Si el PP tiene un diputado más que el PSOE formará gobierno, sin duda. No irá a otras elecciones. Llegará a acuerdos como ha hecho en las regiones.

— Aunque sea con Vox...

— Eso es lo que tendremos que ver a partir del lunes, siempre que tengamos un diputado más, con quién pactar y cómo formar gobierno. En las comunidades donde el PP ha pactado, ha formado gobierno con Ciudadanos y Vox no ha entrado.

— Pero cuentan con sus apoyos.

— Sí pero no ha entrado, ha preferido quedarse fuera.

— Respecto a Vox, como mujer y feminista, ¿no le dan miedo sus planteamientos y que pueda llegar a gobernar y alcanzar cotas de poder?

— En el terreno de las mujeres y la igualdad quiere y puedo hacer la valoración como mujer candidata del PP sobre lo que quiere y piensa el PP. Y el PP cree que quedan muchos retos por alcanzar la igualdad. Tenemos que ser activos y activistas para lograrlo desde las instituciones y la sociedad y luego hay un problema, de gravedad: la violencia de género.

— Pero con Vox va a ser difícil avanzar en ese camino. ¿No cree?

— A mí lo que me da es confianza el PP con sus planteamientos sobre la igualdad de las mujeres.

— Su último libro se titula Feminista y de derechas, ¿es posible ambas cosas? Para algunos es un sinsentido.

— Absolutamente. Mucha gente de izquierdas que dice que eso no es posible desconoce la historia y el concepto del feminismo. La historia enseña que las pioneras del feminismo, que eran las sufragistas americanas y británicas, no eran de izquierdas. Eran en su mayor parte liberales. Ese movimiento sufragista no se identificaba con la izquierda. El feminismo no viene del marxismo, aunque en algunos países como el nuestro los partidos de izquierdas hagan ver que el feminismo es una creación del marxismo y de eso nada. El feminismo es creencia en la igualdad de las mujeres y en la necesidad de ser activos y activistas por la igualdad y eso es compatible con la izquierda y con la derecha.

— Cataluña es hoy el principal problema de España y del futuro Gobierno. ¿Cuáles son las soluciones?

— Es un problema que dura varias décadas y no tiene una solución milagrosa. Los problemas complejos, como el catalán, tienen soluciones a largo plazo y éstas deben pasar por un fortalecimiento del constitucionalismo en Cataluña y Estado de Derecho firme y fuerte.

— ¿Es partidaria de más autonomía o de una recentralización?

— Debemos fortalecer un estado de las autonomías que sirva para unir. Nosotros defendemos el modelo autonómico. El modelo descentralizado es el mejor para España pero hay que mejorar su funcionamiento. No puede haber desigualdad en los derechos de los españoles dependiendo de la región en la que vivan.

— Muchos ciudadanos se preguntan cómo se pudo acabar con ETA y apaciguar el sentimiento independentista en el País Vasco mientras se dejó que creciera en Cataluña.

— Son dos problemas diferentes. En el País Vasco pervive el nacionalismo independentista y el independentismo es un conjunto de ideas legitimas en el sistema democrático. El problema del independentismo catalán en estos momentos es que defiende la opción de la independencia con métodos no democráticos. Otra diferencia es que el nacionalismo más moderado del País Vasco está representado por un partido muy fuerte que es el PNV y en Cataluña había una coalición, CIU, que se ha desmembrado y mi análisis es que este nacionalismo no tiene ahora mismo ni partido ni líder. Hay unos partidos muy radicales con líderes a cada cual más radical. Mi diagnóstico es que acabará surgiendo un partido que represente al nacionalismo moderado en Cataluña.

— Algunas voces culpan a Aznar y sus gobiernos por mirar a otro lado.

— Hay que recordar que los gobiernos de Aznar pactaron con un nacionalismo que era distinto al que está ahora en las calles. al de los líderes condenados en el Supremo. El de CIU no era así.

— ¿En qué momento se encuentra España? Estamos a las puertas de una nueva recesión o ante una ralentización de la economía coyuntural?

— Estamos en un momento de preocupación. Lo dicen los analistas porque los datos son preocupantes. Esta semana hemos tenido el dato del paro y es el peor desde 2012. Esto quiere decir algo. ¿Qué alcance tendrá esto? ¿Llegaremos a otra crisis? Es difícil de señalar pero sí está claro que los datos son preocupantes. Y lo menos conveniente en esta situación es no reconocer la realidad. Ante cualquier problema económico la primera necesidad de un partido que aspira a gobernar es reconocer la realidad. Con el PSOE de Pedro Sánchez está pasando lo mismo que con el PSOE de Zapatero. Niega la realidad y dice que los datos no son tan preocupantes.

— ¿En qué medida ha influido la situación de bloqueo político y la ausencia de gobierno en esta situación?

— Es difícil cuantificarlo aunque ha influido sin duda. Los inversores no invierten si hay incertidumbre, los autónomos no emprenden y los empresarios no contratan. También pasa con los consumidores, si no hay confianza gastan menos.

— El PP culpa a Pedro Sánchez de la situación de bloqueo pero da la impresión de que todos los partidos son responsables. El PP podría haberse abstenido en la investidura. ¿No habría que hacer más autocrítica?

— Yo creo que no. En política casi todo se puede someter a valoración pero en el caso concreto de la legislatura pasada y el proceso de investidura de Pedro Sánchez hay más datos que opinión. Pedro Sánchez tenía los votos para ser investido y no quiso. Yo como diputada asistí a la sesión de investidura y me pareció increíble que teniendo los votos para ser investido presidente del Gobierno los rechazara. Eso pasó en julio y en septiembre volvió a ocurrir. Es Pedro Sánchez quien quiso nuevas elecciones, convencido de que iba a subir en 20 o 30 diputados el PSOE.

— Las encuestas arrojan un resultado similar el 10N a las elecciones del 28 de abril. ¿Cómo se desbloqueará ahora la situación?

— Desde el PP aspiramos a ganar, a tener un diputado más. Las últimas encuestas no dan ese escenario pero el voto puede moverse. Si el PP tiene un diputado más que el PSOE formará gobierno, sin duda. No irá a otras elecciones. Llegará a acuerdos como ha hecho en las regiones.

— Aunque sea con Vox...

— Eso es lo que tendremos que ver a partir del lunes, siempre que tengamos un diputado más, con quién pactar y cómo formar gobierno. En las comunidades donde el PP ha pactado, ha formado gobierno con Ciudadanos y Vox no ha entrado.

— Pero cuentan con sus apoyos.

— Sí pero no ha entrado, ha preferido quedarse fuera.

— Respecto a Vox, como mujer y feminista, ¿no le dan miedo sus planteamientos y que pueda llegar a gobernar y alcanzar cotas de poder?

— En el terreno de las mujeres y la igualdad quiere y puedo hacer la valoración como mujer candidata del PP sobre lo que quiere y piensa el PP. Y el PP cree que quedan muchos retos por alcanzar la igualdad. Tenemos que ser activos y activistas para lograrlo desde las instituciones y la sociedad y luego hay un problema, de gravedad: la violencia de género.

— Pero con Vox va a ser difícil avanzar en ese camino. ¿No cree?

— A mí lo que me da es confianza el PP con sus planteamientos sobre la igualdad de las mujeres.

— Su último libro se titula Feminista y de derechas, ¿es posible ambas cosas? Para algunos es un sinsentido.

— Absolutamente. Mucha gente de izquierdas que dice que eso no es posible desconoce la historia y el concepto del feminismo. La historia enseña que las pioneras del feminismo, que eran las sufragistas americanas y británicas, no eran de izquierdas. Eran en su mayor parte liberales. Ese movimiento sufragista no se identificaba con la izquierda. El feminismo no viene del marxismo, aunque en algunos países como el nuestro los partidos de izquierdas hagan ver que el feminismo es una creación del marxismo y de eso nada. El feminismo es creencia en la igualdad de las mujeres y en la necesidad de ser activos y activistas por la igualdad y eso es compatible con la izquierda y con la derecha.

— Cataluña es hoy el principal problema de España y del futuro Gobierno. ¿Cuáles son las soluciones?

— Es un problema que dura varias décadas y no tiene una solución milagrosa. Los problemas complejos, como el catalán, tienen soluciones a largo plazo y éstas deben pasar por un fortalecimiento del constitucionalismo en Cataluña y Estado de Derecho firme y fuerte.

¿Es partidaria de más autonomía o de una recentralización?

— Debemos fortalecer un estado de las autonomías que sirva para unir. Nosotros defendemos el modelo autonómico. El modelo descentralizado es el mejor para España pero hay que mejorar su funcionamiento. No puede haber desigualdad en los derechos de los españoles dependiendo de la región en la que vivan.

— Muchos ciudadanos se preguntan cómo se pudo acabar con ETA y apaciguar el sentimiento independentista en el País Vasco mientras se dejó que creciera en Cataluña.

— Son dos problemas diferentes. En el País Vasco pervive el nacionalismo independentista y el independentismo es un conjunto de ideas legitimas en el sistema democrático. El problema del independentismo catalán en estos momentos es que defiende la opción de la independencia con métodos no democráticos. Otra diferencia es que el nacionalismo más moderado del País Vasco está representado por un partido muy fuerte que es el PNV y en Cataluña había una coalición, CIU, que se ha desmembrado y mi análisis es que este nacionalismo no tiene ahora mismo ni partido ni líder. Hay unos partidos muy radicales con líderes a cada cual más radical. Mi diagnóstico es que acabará surgiendo un partido que represente al nacionalismo moderado en Cataluña.

— Algunas voces culpan a Aznar y sus gobiernos por mirar a otro lado.

— Hay que recordar que los gobiernos de Aznar pactaron con un nacionalismo que era distinto al que está ahora en las calles. al de los líderes condenados en el Supremo. El de CIU no era así.

  • 1

    ¿Se debe encargar el próximo Gobierno de retrasar la edad de jubilación, como reclama el Banco de España?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados