El fiscal Anticorrupción de Las Palmas, Javier Ródenas, en una imagen de archivo. / Arcadio Suárez

El de RR7, el único contrato que Sanidad pagó por adelantado y sin recibir ni una muestra

Este acuerdo, según declaró una funcionaria al fiscal, se saltó el procedimiento que seguía el SCS, incluso en la peor época de la pandemia

FRANCISCO JOSÉ FAJARDO FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Según la responsable de la Unidad de Apoyo, Contratación y Gestión Económica del Servicio Canario de Salud, el contrato por la vía de emergencia que suscribió Sanidad con la empresa de automóviles RR7 United SL por cuatro millones de euros, fue el único se abonó en su totalidad durante la pandemia «por anticipado» y sin siquiera aportar la adjudicataria «una sola muestra del material objeto del suministro adjudicado», es decir, las mascarillas 3M modelo 1860.

Hay que recordar que este material sanitario llegó a la isla en marzo de 2021, pero fue destruido al constatarse que era falso, venía de la capital de Etiopía, con sellos de Perú y su punto de origen fue el mercado alemán.

Esta afirmación la realizó la funcionaria al fiscal Anticorrupción, Javier Ródenas, en el marco de las diligencias preprocesales que llevó a cabo en este caso Mascarillas. Las mismas derivaron en la interposición de una querella que ha abierto un procedimiento judicial que investiga al director del SCS, Conrado Domínguez y a la directora general de Recursos Económicos, Ana María Pérez, por los presuntos delitos de prevaricación administrativa y tráfico de influencias y al administrador único de RR7 United SL, Rayco Rubén González, por los supuestos delitos de estafa agravada y blanqueo de capitales.

El pasado 10 de mayo fue cuando la responsable de la Unidad de Apoyo, Contratación y Gestión Económica de la dirección general de Recursos Económicos del SCS acudió a la Fiscalía para prestar declaración en calidad de perito ante el delegado Javier Ródenas. En esa comparecencia y según consta en el expediente judicial, la funcionaria «detalló con altas dosis de verosimilitud» las actuaciones en materia de contratación que llevaron a cabo desde Sanidad durante el inicio de la pandemia.

Narró al fiscal Ródenas que, por la «experiencia» seguida en los contratos en los que intervino en los primeros meses en marzo y abril de 2020, que calificó como «los más duros» de la pandemia, la orden del segundo pago a RR7 de dos millones de euros «se apartó del proceder habitual seguido» en los contratos de emergencia.

Este abono, que suponía el pago íntegro de los cuatro millones pactados vía WhatsApp por Conrado Domínguez y el intermediario de RR7 United, Samuel Machín, fue totalmente excepcional para la gestora perteneciente al área de Recursos Económicos del SCS. En síntesis, explicó al fiscal Anticorrupción que «siempre se libraba una primera cantidad» en forma de pago inicial y, cuando llegaba a las islas el material contratado y adjudicado, era cuando «se conformaba la factura. Es decir, primero verificaban los técnicos de la Sanidad canaria que el material recibido era «apto e idóneo» y reunía las «garantías de calidad necesarias para su destino a los hospitales públicos» de Canarias. A partir de ese momento, una vez conformada la factura con la entrega del material, desde el SCS se procedía al «pago restante del importe adjudicado».

Con RR7 United SL se saltaron todos los procedimientos ningún gestor público ha dado explicaciones de por qué actuaron de esta forma

Pero con RR7 United SL se saltaron todos los procedimientos y, hasta el momento, ningún gestor público ha dado explicaciones de por qué actuaron de esta forma.

Insistió la declarante ante el representante del Ministerio Público que «de todos los contratos tramitados» por la vía de emergencia a causa del coronavirus, el que está siendo objeto de investigación fue «el único» en el que se libraron la totalidad de los fondos «con carácter anticipado» y sin recibir «una sola muestra del material objeto del suministro adjudicado», destacó esta funcionaria. «Es el único contrato en que se ordenó librar cuatro millones de euros sin recibir nada a cambio», resumió el propio fiscal Javier Ródenas.

Sanidad niega haber tenido relaciones con RR7 de 2020 a 2022

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias respondió a una pregunta formulada por el diputado del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario, José Alberto Díaz-Estébanez, acerca de los posibles contactos que pudieron haber tenido con la empresa RR7 United SL, negando la existencia de «relaciones» entre ambas entidades desde los años 2020 a 2022. Según el escrito remitido por el Ejecutivo, «ni la Consejería de Sanidad, ni los organismos públicos Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia y Escuela de Servicios Sanitarios y Sociales de Canarias han mantenido relaciones comerciales con la citada empresa en el periodo señalado», reflejó el documento firmado por la secretaría general técnica.