Solo hombres en la inauguración de la pasarela Onda Atlántica en la capitla grancanaria. / cober

Salir de la foto para mostrar poder

Las mujeres son el 35% de los cargos directivos de la islas. No es la imagen que aparece en las fotos

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Habría accedido la ministra Nadia Calviño a sacarse una foto en la inauguración de la Pasarela Onda Atlántica de Las Palmas de Gran Canaria? Hasta donde la vista alcanza, no se ve a ninguna concejala, consejera, técnica o dirigente de la obra. Solo hombres ocuparon la primera (y la segunda) fila del acto. La imagen chirría, sobre todo si se tiene en cuenta que es de 2021, no del siglo pasado.

La decisión de la ministra de Economía de no posar para la foto en un foro con empresarios por ser la única mujer vuelve a poner el foco en que lo habitual no es lo normal. Los eventos económicos, judiciales o de determinadas áreas de la política evidencian que el poder y los puestos de responsabilidad continúan copado por varones y que la presencia de mujeres es inexistente o anecdótica.

Con su gesto, Calviño ha logrado, sobre todo, generar debate social en torno a un asunto en el que queda mucho camino por recorrer. Sobre todo a la vista de la reacción de dirigentes como la del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, que calificó de «postureo» la decisión de la ministra-, o el vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, quien apuntó entre risas que a él «eso no le pasa».

Altos cargos

Dolores Corujo, la única mujer en una reunuñib de Fecai y el Gobierno. / C7

En Canarias, según el Istac, el 35% del empresariado es mujer, un porcentaje similar al que ocupan como cargos directivos -en direcciones y gerencias-. Algo menor es el número de puestos de alta dirección. Pero no es lo que muestran las fotos.

Mujeres que ejercen la política en las islas son las únicas féminas a muchos actos en los que acuden como dirigentes, pero la mayoría asegura que el respeto es «absoluto», tanto a nivel personal como profesional, aunque en ocasiones, se cuela el paternalismo y la condescendencia.

La consejera de Economía y Empleo del Gobierno de Canarias, Elena Máñez (PSOE), destaca el gesto «valiente y coherente» de la ministra que ha conseguido visibilizar una situación que no sólo se da en el ámbito económico, sino en muchos espacios donde las mujeres están infrarepresentadas en la toma de decisiones.

Cambios

A su juicio, es importante que se haya puesto el foco porque «de lo que no se habla no existe» y aboga por producir cambios para que haya más mujeres en esos ámbitos «porque las cosas no cambian solas».

También la alcaldesa de Telde, Carmen Hernández (Nueva Canarias) considera preciso avanzar en igualdad en los puestos de representación y apunta que esa tarea la deben liderar las mujeres porque «ellos están cómodos así» .

En su opinión, lo peor «no es no estar en los órganos de dirección, sino que los hombres ven como norma que no estemos», y tal como apuntó Máñez, indica que no solo se trata del ámbito económico, sino que se ve en los rectores, el Consejo General del Poder Judicial o el Ibex 35, donde los hombres son «mayoría aplastante».

Explica que existe un « enquistamiento histórico» que es preciso romper porque el 50% de la población no está representada. Detalla que en su municipio pasaron de llamarla «marioneta de Paco Santiago a arrolladora, lo que significa mal carácter», porque «también les cuesta acepta a una mujer fuerte». Apostilla que «si me han elegido líder, déjenme que lidere».

Ocupar espacios

Practicamente todos los representantes del sector primario son hombres. / EFE

La diputada de Coalición Canaria (CC) Rosa Dávila fue, antes que la primera consejera de Hacienda del Gobierno de Canarias, directora general de Transportes. «La única en toda España», recuerda.

En su opinión, la decisión de Calviño es más compleja de lo que parece porque «no se saca la foto porque es la única mujer, pero si no se la saca, no hay ninguna». Su apuesta es «ocupar el espacio». En su caso, como exdirigente en un mundo «absolutamente masculinizado» como es el del transporte, «tienes la obligación de estar y a la vez plantear medidas para que esa situación cambie» porque, recalca, se puede hacer política de género desde cualquier ámbito.

No quiere estar en una foto como «un jarrón Ming», pero a la vez denuncia «cierta despreocupación» al respecto en el Gobierno de Canarias «que se denomina progresista, pero que cada vez muestra más fotos con menos mujeres».

La voz más crítica con la actitud de la ministra de Economía es de la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno (Ciuca), quien considera que «son gestos que no profundizan». Por eso, reclama «menos fotos y más trabajo por la igualdad real, no la de los titulares, que es algo a lo que estamos acostumbrados». Además, en su opinión, se debe destacar también el papel relevante de los hombres que apoyan las reivindicaciones de las mujeres. «Nunca», dice, «me he sentido infravalorada por ser mujer».

Conciliación

Todas estas mujeres, de diferentes formaciones políticas y lideradas en todos los casos por varones, coinciden en que uno de los hándicaps para conseguir mayor presencia de mujeres en los escalafones más altos de la vida profesional y de la vida pública es el tiempo.

Ven fundamental la conciliación «real» porque, como señala Hernández, «los horarios están pensados para los hombres» que se ven favorecidos especialmente, asegura, con los turnos partidos. «Es necesaria la conciliación para la política de igualdad efectiva», subraya Dávila.