Román Rodríguez, sobre el Congreso del Lujo, es inaceptable, hay que aclararlo