Entrevista

Román Rodríguez: «Es un Gobierno para 4 años, pero todos tenemos que cumplir»

20/10/2019

Después de haber sido presidente del Ejecutivo y de que le ofrecieran en los tiempos de Coalición Canaria seguir como vicepresidente, Román Rodríguez (La Aldea, 1956) regresó al Gobierno como número dos y con la Consejería de Hacienda, en el marco del cuatripartito. En esta entrevista avanza detalles de la filosofía de los presupuestos y explica por qué NC irá el 10N con Coalición.

— ¿Los presupuestos darán la razón a quienes dijeron durante la investidura que el Gobierno «iba a meter mano en el bolsillo de todos los canarios» con una subida de impuestos?

— Los presupuestos son la clave de la orientación política de un Gobierno. Este es un Gobierno que representa la mayoría social, apoyado por cuatro partidos que tienen la mayoría parlamentaria y con un presidente investido con un discurso en el que marcó unos compromisos, y el presupuesto responde a todo eso. Es un presupuesto que quiere contribuir a mejorar la realidad canaria, esos parámetros sociales y también ambientales y económicos en los que estamos a la cola.

— Pero eso no se resuelve en un año.

— No, pero un presupuesto apunta maneras de lo que se quiere hacer. Para empezar está la herencia y los condicionantes del presupuesto de 2019, que los hemos heredado con desequilibrios importantes y este Gobierno desde el minuto uno ha tomado decisiones para reconducir esos desequilibrios, sobre todo en lo referido al déficit y la regla de gasto. En paralelo hemos exigido a Madrid el cumplimiento de los compromisos pendientes y eso se está resolviendo. Estamos negociando también con cabildos y ayuntamientos una revisión del Fdcan ante el notable retraso en las certificaciones. Además, este presupuesto tiene el inconveniente de que al no haber Gobierno de España ni presupuesto actualizado, nos movemos con cifras para 2020 que son previsiones porque no tenemos los datos. Todo ello con un entorno económico que sigue empeorando y eso lo complicado todo aún más.

— En ese escenario económico de incertidumbre general, hay quien dice que tocar la carga fiscal no es lo que corresponde.

— -Lo dicen los de siempre. Primero hay que recordar que las cargas fiscales en Canarias son muy diferentes a nuestro entorno: la indirecta es un tercio de la que se tiene en la península. Con la última rebaja irresponsable del IGIC no se tuvo en cuenta el momento, porque no teníamos resuelta la financiación autonómica y ya era evidente la desaceleración económica. Ahora la estimación para final de año es un descenso de 170 millones de euros respecto a la previsión de ingresos . Estamos hablando de una situación muy comprometida pero en todo caso la revisión fiscal no va a afectar ni a las rentas bajas ni a los consumos básicos: el medio punto del IGIC permitiría, junto con otros retoques, conseguir ingresos que irán a la renta canaria de ciudadanía, a mejorar la sanidad y la educación, a investigación, innovación y desarrollo y a mejorar las cuentas básicas para el turismo y también para el sector primario.

— Dice que no se tocarán «los consumos básicos» pero ¿telefonía y luz no son consumos básicos?

— La telefonía pasa a estar al 7% y es más un bien de consumo masivo y no básico, porque básico son el pan, el aceite y la leche, que están al 0 %. Pero recordemos que en el resto de España ese impuesto es del 21%, mientras que aquí es cero. En el caso del consumo de electricidad, la subida del IGIC del 0% al 3% no afectará a familias ni domicilios, que quedan excluidos, de manera que seguirán al 0%. La recuperación de parte de las rebajas fiscales electoralistas del Gobierno canario anterior se deben revisar porque las cuentas están lastradas por decisiones también irresponsables, como consolidar 120 millones en capítulo 1 con rebajas horarias sin cobertura presupuestaria. En cualquier caso, los partidos que sustentamos este Gobierno estamos haciendo lo que dijimos en campaña, lo que está en el documento del pacto y lo que está en el discurso de investidura.

— ¿Ha sido fácil confeccionar un presupuesto en un pacto cuatripartito? ¿Ha habido tensiones?

— Contrariamente a lo previsto, no. Al confeccionar el pacto teníamos claro lo que queríamos hacer y este es un Gobierno que tiene las cosas y las cuentas claras.

— Este presupuesto pasa por sus manos, que es de Gran Canaria. ¿Significa eso que barre usted para casa, o todas las islas serán atendidas por igual? ¿O acaso La Gomera es la que saldrá mejor parada?

— También contrariamente a lo que se considera, la asignación de recursos se ha hecho con absoluta fidelidad al programa político del pacto.

— O sea, que es un presupuesto con sello político.

— Por supuesto. Se notará que es el presupuesto de un Gobierno de progreso, que apuesta por las políticas sociales, por la nueva economía y la lucha contra la crisis climática.

— ¿Qué horizonte temporal le ponemos a la renta canaria como tal, y no como una mejora de otras figuras ya existentes, como la prestación canaria de inserción?

— Hay que hacer una ley y con una ficha financiera clara. Estamos trabajando en ello y el objetivo es que la tengamos en el tercer trimestre del año 2020 y que la ley empiece a desplegar prestaciones en el último trimestre. Lo debe hacer además desde los más necesitados a los menos necesitados: de la pobreza severa a beneficiarios de pensiones no contributivas y de viudedad, después a pensionistas que viven solos con pensiones bajas que completaremos hasta la cantidad que se decida y más adelante incorporaremos a personas con salarios bajos, de modo que, por ejemplo, dentro de tres años y medio un joven de 27 años que tenga un sueldo de 400 euros le podamos añadir 200 euros y un itinerario de formación.

— ¿El debate presupuestario estará condicionado por la herencia recibida de un Gobierno de CC o por el hecho de que ahora su partido va con CC a las elecciones generales? ¿Hay un pacto entre NC y CC de no agresión de cara a ese debate?

— Estamos muy acostumbrados a este planteamiento. En 2008 fuimos con partidos que estaban en la oposición y era más sencillo; en 2011 fuimos juntos en las elecciones, cuando CC estaba en el Gobierno y nosotros en la oposición...

— ¿Pero esto que acaba de decir no es legitimar el cambio de chaqueta?

— No, no. Los ámbitos de responsabilidad son diferentes. Al Parlamento Europeo, por ejemplo, fuimos con siete formaciones políticas a los que ni he tenido la oportunidad de saludar personalmente. A las Cortes fuimos, como dije, con CC en 2011; en 2015 y 2016 fuimos con el PSOE y también había quien decía que el PSOE nos iba a absorber... Una cosa es la política estatal, donde el nivel de coincidencia es muy elevado, como ocurrió con las leyes de presupuestos de 2017 y 2018, que nos trataron mejor que nunca, o con el REF y el Estatuto. En la política interior, en la que se hace aquí, tenemos grandes diferencias, como tuvimos de hecho en políticas fiscal, social y medioambiental. En las anteriores elecciones de abril lo intentamos solos y no salió y ahora hemos juntado las fuerzas para estar en el Congreso y en el Senado.

— ¿Por qué no con el PSOE ahora, cuando gobierna con ellos?

— Porque no salió. Intentamos esa vía pero no fue posible y teníamos claro que había que juntar fuerzas para que no sucediera lo mismo que el 28 de abril.

— Usted se sienta con Torres en el Gobierno y es el número dos del Gobierno. ¿Cuántas veces le ha tenido que sentarse con el presidente y secretario general del PSOE canario ese acuerdo de NC y CC?

— Nos hemos visto todos los días. Él tenía, como también lo tenía yo, toda la información de las diferentes posibilidades. Solo había dos caminos: o con el PSOE o con CC.

— ¿No hubo una tercera vía?

— Nunca hubo otro camino. Con el PSOE se discutió y no salió.

— ¿Por qué?

— Porque hay gente en el PSOE que no lo ve, y eso es legítimo.

— ¿La confluencia electoral es el principio de algo más en el nacionalismo canario?

— Nunca se sabe. Eso nos decían en 2011 cuando fuimos juntos con CC y luego no pasó nada, porque nuestras diferencias políticas eran serias en el ámbito canario. También nos decían lo mismo cuando fuimos con el PSOE y tampoco pasó nada. Nosotros queremos juntar fuerzas en un contexto en el que vienen curvas en el escenario estatal, en la economía española y la internacional, y en Canarias se nota más porque somos muy dependientes del exterior. En ese escenario creemos que es mejor para Canarias tener presencia sólida y diferenciada en Madrid. Los presupuestos estatales son vitales para esta tierra y hemos comprobado que o estás en primera línea con presencia notable o desapareces.

— ¿Pedro Quevedo va ya con un mandato claro de hacer lo posible para que Pedro Sánchez sea presidente o va a esperar a ver qué bloque puede sumar mayoría?

— Vamos a ver: nosotros hemos llegado a un acuerdo con un programa claro y no hay vetos. Vamos a defender nuestros derechos, nuestros fueros, pero también el sistema público de pensiones o la derogación de la reforma laboral, y si somos necesarios, condicionaremos el Gobierno en esa línea. Si no somos necesarios, es que ni se sentarán con nosotros, ignorarán a Canarias. Ya pasó con Rajoy en su primer mandato y después sí se sentó con nosotros porque nos necesitaba.

— ¿Pero esto es el principio de una operación que termina con una moción de censura para hacerlo a usted presidente? Ya hay quien lo asegura y que incluso pone nombres y apellidos a todas las consejerías.

— Hablan de esto todos los que tienen poco que hacer y los que están muy desesperados. Este Gobierno es un Gobierno para cuatro años, pero todos tenemos que cumplir. Y si la gente quiere, puede ser un Gobierno para más años. Tenemos un programa que no es improvisado, como también está pensado el programa para ir a las elecciones generales. Este presupuesto es un ejemplo de cómo nos exigimos a nosotros mismos tomar decisiones para que los recursos se pongan al servicio de la mayoría social, del cambio. Pero vamos a ser muy exigentes con el Gobierno de España, sea quien sea. Hay gente por ahí haciendo especulaciones pero ni los leo, y no porque no los respeto, sino porque tengo muchas cosas que hacer.

— Las diferencias con Antonio Morales a cuenta de ese acuerdo con CC, la salida de Faneque Hernández o la marcha de María José López son cuestiones reconducibles. ¿Se han sentado para hablarlo?

— En Nueva Canarias, que está estructurada, organizada y que tiene unos estatutos que fijan donde se toman las decisiones, esta cuestión se debatió como en otras ocasiones. Es diferente la percepción que se tiene de esto pero las candidaturas se aprobaron por unanimidad y la alianza con una abstención. A partir de ahí somos respetuosos con quien piense diferente pero cada uno debe asumir sus responsabilidades y las consecuencias. Yo creo que, a pesar de las dificultades de unas elecciones que se repiten por la mala gestión de la confianza depositada en los grandes partidos, vamos a sumar representación para tener voces propias, diferenciadas, en Madrid. No se trata de ir contra nadie.

  • 1

    ¿Debe abstenerse el PP para facilitar la investidura de Pedro Sánchez?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados