Román Rodríguez, Nuestra desconfianza hacia el régimen marroquí es absoluta