El vicepresidente canario, Román Rodríguez, durante la conferencia. / C7

Rodríguez ensalza el cambio de enfoque de los gobiernos para desplegar gasto público en caso de crisis y proteger a la sociedad

El vicepresidente recuerda las nefastas consecuencias de las medidas de austeridad impuestas en la crisis que sucedió al crack financiero de 2008

CANARIAS7

El vicepresidente canario y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, Román Rodríguez, ensalzó hoy el cambio de enfoque de las políticas públicas que ha permitido la protección de las familias y empresas ante la crisis económica derivada del Covid-19 y el refuerzo de los servicios públicos esenciales, en contraposición con la respuesta ofrecida a principios de los años 10 y centrada en la austeridad y los recortes.

Rodríguez, que participó hoy en el ciclo «40 años de autonomía de Canarias» con una conferencia titulada «La respuesta de los gobiernos frente a la actual crisis», defendió la «rapidez, determinación y eficacia» de las medidas adoptadas por la Unión Europea, tanto a nivel normativo, como presupuestario y de política monetaria.

«La reacción de los gobiernos hace dos años fue diametralmente diferente a la registrada con ocasión de la crisis anterior y si en aquella ocasión se redujo el gasto y se aplicaron recortes en los servicios públicos esenciales, ahora se ha desplegado una importante cantidad de recursos y se han flexibilizado las reglas fiscales», señaló el vicepresidente.

C7

«En esta ocasión -añadió- las palomas han ganado a los halcones y a los hombre de negro», añadió Rodríguez, en relación a la vigilancia extrema que aplicaron altos funcionarios de la Unión al programa de reformas que tenían que aplicar los países rescatados, entre ellos España.

El vicepresidente realizó una comparación entre las medidas aplicadas por los gobiernos en uno y en otro caso, y también de las consecuencias de las mismas, con un deterioro de la prestación de los servicios públicos en la década anterior y con un refuerzo notable en estos tres últimos años.

Rodríguez destacó el esfuerzo realizado por los gobiernos de España y Canarias, que han sido fundamentales para la estabilidad económica, pero sobre todo, social. «Los ERTE, con 40.000 millones; las ayudas directas, con 7.000 millones de euros; los préstamos ICO, con 121.000 millones de euros y los dos Fondos Covid, con 29.000 millones de euros, son la parte sustancial del Estado en esa respuesta diferenciada de la que venimos hablando», dijo.

Un despliegue que también se ha producido en Canarias, con la distribución de ayudas directas por 1.309 millones de euros, y la adopción de diferentes medidas fiscales para mitigar el impacto de las sucesivas crisis, como el establecimiento del tipo 0 de IGIC para las entregas de material sanitario; la devolución íntegra del impuesto del combustible; la eliminación del IGIC para las actividades económicas y otras bajadas de impuestos a contribuyentes de La Palma o el establecimiento del tipo cero para el consumo eléctrico doméstico y para el gas, o para los productos básicos de la cesta de la compra.

La importancia del Presupuesto ordinario europeo

Con todo, Rodríguez indicó que la cantidad que recibirá Canarias con cargo a los fondos extraordinarios de reconstrucción, unos 2.380 millones de euros, es solo la mitad de la consignación prevista en el Marco Presupuestario Plurianual de la Unión Europea para el Archipiélago, que asciende a 5.075 millones de euros.

«Los recursos desplegados para la reconstrucción son notables, pero no tanto por su cuantía sino por la rapidez con la que se aprobaron y las políticas finalistas a las que están dirigidos», señaló el vicepresidente.

Rodríguez destacó, en ese sentido, el incremento experimentado en los Presupuestos autonómicos para los servicios públicos esenciales, como la educación o la sanidad, un incremento que se viene registrando de manera invariable en los últimos cuatro años.

Precisamente, las cuentas canarias habrán crecido casi un 30% desde el año 2019 hasta la aprobación de los Presupuestos para 2023, cuyo techo de gasto se situará por encima de los 10.000 millones de euros.

A este respecto, el vicepresidente aseguró que «de nada vale disponer de fondos si estos no se gestionan con diligencia» y que «el Gobierno de Canarias ha demostrado una altísima eficacia en la ejecución presupuestaria, tanto de los fondos ordinarios como de las ayudas directas que se han distribuido para atender las necesidades perentorias de familias, empresas y autónomos.