Teodoro García Egea. / pp

«En el Pacto de las Flores se miran de reojo a ver quién salta antes del barco»

El número dos del PP cree que el partido saldrá muy reforzado del congreso regional y apunta a una futura alianza con CCTeodoro García Egea Secretario general del PP

LORETO GUTIÉRREZ Madrid

- Finalmente el 15 congreso del PP de Canarias no podrá ser presencial por el virus y se ha reducido a la jornada del domingo por vía telemática. ¿Habrá participación de la dirección nacional?

- Sí, participaremos tanto Pablo Casado como yo mismo. Lo cierto después de los congresos insulares en los que tuve que intervenir de forma telemática teníamos muchas ganas de ir a Canarias, no solo para apoyar a la gente de La Palma, sino también para darle esperanza a todas la islas. Pero lo hemos pensado, hemos reflexionado mucho y decidimos que lo más prudente es que el PP dé ejemplo y lo hagamos de forma telemática.

- ¿Cómo valora la labor de Australia Navarro al frente del PP canario?

- Australia Navarro ha hecho un trabajo muy difícil y lo ha hecho muy bien, porque ha conseguido reorganizar el partido para tener una base sólida de cara al futuro. Lo cogió en una situación muy difícil en la que el PP había dejado de gobernar en muchos lugares y en otros teníamos pactos difíciles de mantener. Estos dos años han servido para parar el balón y analizar bien qué necesitamos y Australia ha sabido cumplir el cometido que se le encomendó y ahora pasa el testigo de una forma ejemplar, de la que muchos tendrían que tomar nota por su generosidad, por su entrega al proyecto y por su ausencia de personalismo. Siempre le estaré agradecido.

-¿Hubo indicación por parte de la dirección nacional para que diera un paso a un lado?

-Desde que nosotros estamos aquí, las decisiones siempre hemos querido que se tomen en los territorios, y la decisión de facilitar la transición entre Australia Navarro y Manolo Domínguez la ha tomado el PP de Canarias, que reunió a sus presidentes insulares y decidieron que esa transición se haga de esta forma. El PP de Canarias vino a Génova con su plan para los próximos años, que pasa por que Manolo Domínguez sea el nuevo presidente para acometer nuevos retos. A mí personalmente me agrada mucho ver cómo el PP canario ha alcanzado un consenso para trabajar todos juntos, porque es un principio básico.

-Pero sí hubo un comunicado de exdirigentes del PP de Gran Canaria en el que tildaban la presidencia regional de «agotada y desnortada».

-Bueno, yo siempre digo lo mismo, cuando uno está en política y quiere a su partido, lo que intenta es trabajar, aportar algo nuevo e impulsar nuevos proyectos. Yo a todas esas personas que salen criticando al partido, diciendo si ha hecho o no ha hecho, lo que les digo es que me gustaría verles trabajar, verles apoyar e impulsar nuevas iniciativas. Porque al final, si vamos a la política solamente a criticar los ciudadanos no nos lo permiten. En el momento en el que estamos, con pandemia, volcán, crisis migratoria, crisis económica, cuando uno ve a gente que ha estado en política dedicarse a la crítica negativa, no es bueno ni para la persona que lo hace ni para el partido. Y por tanto creo que lo mejor es construir, quien quiera venir a construir tiene las puertas abiertas y quien quiera criticar tiene otras partidos a lo que afiliarse.

-Se ha generado algún recelo por dar la presidencia a Tenerife cuando es en Gran Canaria donde el PP obtiene los mejores resultados electorales. ¿Se va a compensar el peso territorial con el resto de los cargos orgánicos?

-Creo que todas las islas tienen que estar representadas. Sin duda, para nosotros Gran Canaria es muy importante, pero Tenerife tiene un activo que es Manolo Domínguez, alcalde de Los Realejos, que ha tenido un gran apoyo electoral y será muy buen presidente del PP canario. Y si hubiera nacido en La Gomera tendríamos presidente de La Gomera, porque buscamos a los mejores para liderar el mejor proyecto.

-¿Cómo le suena Poli Suárez para secretario general?

-Con Poli Suárez mantengo una gran amistad desde hace muchos años y es una amistad basada en la admiración, por su trabajo como alcalde de Moya, por su dedicación cuando representó a Gran Canaria en el Senado y por cómo lo estoy viendo trabajar ahora como presidente del PP de Gran Canaria. Es un valor fundamental y creo que Manolo Domínguez hace muy bien en contar con él y tenerlo cerca, porque es una garantía.

-El congreso regional marca el arranque de la maquinaria electoral para 2023. ¿Qué expectativas maneja el PP?

-Aspiramos a gobernar todas las instituciones de Canarias, pero es evidente que en este momento necesitamos focalizarnos en el poder territorial, desde la base, para que el PP pueda penetrar en esos ayuntamientos que le permitieron en su momento tener liderazgos importantes, desde San Bartolomé de Tirajana a Las Palmas de Gran Canaria. Queremos recuperar también el Cabildo de Gran Canaria. Y creo que el PP está en disposición de ejercer un liderazgo claro para presidir el Gobierno de Canarias, ese nuestro objetivo y creo que podemos hacerlo, en unión con otras fuerzas de centro derecha e incluso con otras formaciones políticas que puedan tener una identidad marcadamente canaria.

-¿Estamos hablando de reeditar el pacto PP-CC en el Gobierno canario?

-Bueno, en los ayuntamientos donde hemos pactado con CC lo cierto es que ha funcionado, hemos evitado que el PSOE, Podemos y otras fuerzas políticas puedan gobernar y desarrollar políticas que a nuestro juicio no funcionan para Canarias. Si el PP en este momento gobernase Canarias con otras fuerzas políticas, que se pudo dar el caso en 2019, estoy seguro de que Canarias tendría una voz en Madrid que no tiene. Yo tengo un buen trato con Ángel Víctor Torres, pero creo que su partido y su presidente, Pedro Sánchez, no le atienden de forma adecuada. Los problemas de Canarias no están entre la prioridades de Sánchez y a Torres no se le hace ningún caso en Madrid. Estamos viendo como se ha cumplido antes la exigencia de Rufián (ERC) de que Netflix tenga series en catalán que la llegada de las ayudas a los afectados por el volcán de La Palma. Y además, tenemos que dar un mensaje muy claro: la última vez que se votó en Canarias había muchos partidos y ocurrieron muchas cosas, como en el Cabildo de Tenerife, donde Ciudadanos se unió a Podemos y al PSOE, por lo que mucha gente que votó a Cs pensó que se había equivocado. Pero esta vez ya estamos avisados, ya sabemos que solo apoyando al proyecto del PP se puede gobernar para que Canarias recupere la voz.

-Cuando se configuró el actual Gobierno canario en 2019, usted vaticinó que el Pacto de las Flores se marchitaría en otoño. ¿Se equivocó o salió mal algún plan para inclinar la balanza de la mayoría del lado del PP?

-Realmente lo que hay en este momento es un pacto de conveniencia, en el que sus integrantes están ahí mirándose de reojo para ver quién salta primero del barco. Es evidente que Román Rodríguez no está contento con cómo se está gestionando el Gobierno, e incluso algunos cabildos insulares del propio PSOE están viendo cómo el Gobierno de España no ha cumplido los compromisos. El Pacto de las Flores ha ido avanzando en el tiempo pero no en el cumplimiento de los objetivos, y esto ha producido que todos los integrantes estén siendo dañados en su credibilidad. Si el pacto se mantiene y llega a final de legislatura, sus integrantes electoralmente no van a tener nada que ofrecer y les pasará factura.

-En la ofensiva del PP contra el reparto de los fondos europeos ustedes acusan al Gobierno estatal de favorecer a las autonomías gobernadas por el PSOE. ¿También a Canarias?

-Creo que a Ángel Víctor Torres en el tema de los fondos europeos no le va a tocar ni el reintegro, porque ni siquiera alza una voz para pedir lo que es suyo. Nosotros no pedimos que a las regiones se les dé más de lo que les corresponde pero tampoco menos. Y en los objetivos todos podemos estar de acuerdo, no se trata de analizar a dónde van los fondos sino para qué van. Objetivamente, Canarias necesita un plan de empleo, necesita un impulso a su industria, necesita una modernización del sector turístico de la mano de la innovación. Pero no estoy escuchando reivindicar a Torres absolutamente nada para que vayan esos fondos a Canarias y eso me preocupa. Yo quiero que lleguen los recursos a Canarias, pero que lleguen para lo que de verdad necesitan los canarios, para infraestructuras, para el sector primario... Y sin embargo estamos viendo a un Gobierno canario que está más preocupado por mantenerse a flote que de reivindicar ante el Gobierno de España.