Torres evita dar su respaldo al dirigente condenado en 2006

13/03/2018

El secretario general del Partido Socialista Canario (PSC), Ángel Víctor Torres, evitó ayer respaldar al secretario de la agrupación de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez, tras conocer que fue condenado por asaltar el Parlamento en los carnavales de 2006 y ocultarlo a la dirección del partido.

El Partido Socialista Canario (PSC) continua con los «análisis y averiguaciones» sobre la situación del secretario de la agrupación de La Laguna, Luis Yeray Gutiérrez que en 2006 fue condenado por asaltar el Parlamento en carnavales.

El secretario general del PSC, Ángel Víctor Torres, se aferró ayer a esta respuesta que viene siendo transmitida por el partido desde que CANARIAS7 publicó la sentencia del Juzgado de lo Penal número cinco de Santa Cruz de Tenerife. Según ésta, el secretario de la agrupación lagunera fue condenado a seis meses de prisión como autor criminal y civilmente responsable de un delito de allanamiento de edificio público, a la pena de un año de prisión como autor de un delito de atentado en concurso con una falta de lesiones, una indemnización de 1.465,71 euros al agente de la Policía Nacional agredido, y otra de 911, 60 euros al Parlamento por el daño causado a la puerta de la entrada.

A la pregunta de si se le mantiene el respaldo de la dirección regional, Ángel Víctor Torres contestó que «nosotros no hemos dicho ni una cosa ni la otra». Y subrayó: «para que no haya interpretaciones, el Partido Socialista ha dicho a través de su secretario de Organización que se harán las averiguaciones pertinentes y que hay un órgano competente para atender este tipo de denuncias».

Torres hizo estas declaraciones después de mantener una reunión con los secretarios generales insulares, entre los que se encontraba el de Tenerife. Pedro Martín no añadió nada sobre el asunto, como tampoco hizo la de Lanzarote sobre la creación de un partido por parte de exmilitantes del Partido Socialista Canario en esa isla.

Al respecto, el secretario general reconoció que «pueden surgir situaciones como ésta en otras islas», pero prefirió «tender la mano» ahora que, según afirmó, «las encuestas nos indican que los ciudadanos nos ven como una alternativa clara de gobierno».