‘El Guanche’ que desafió todos los prejuicios

06/06/2019

Alberto Rodríguez llegó en 2016 al Congreso de los Diputados siendo un desconocido y generando reacciones de todo tipo por su particular estilo. Su labor en la Cámara ha dejado algunos de los momentos más brillantes de la anterior legislatura y le ha granjeado muchos afectos y el respeto dentro y fuera de su partido.

Mucho más que una imagen.

Un nombrete recorría toda la prensa centralista tras conocer el ascenso en el escalafón interno de Podemos de Alberto Rodríguez: El Rasta. Una falta de respeto para uno de los políticos que protagonizó alguno de los momentos más notables del Congreso en la legislatura pasada, desde la lección de elegancia y modales con la que despidió al popular Alfonso Candón de la Cámara, hasta el épico meneo al que sometió a las élites del país por su oposición a la subida del Salario Mínimo Interprofesional.

Rodríguez es mucho más que una imagen, más que el gesto extraviado de Mariano Rajoy al verlo entrar a la Cámara en vaqueros, camiseta y pelo trenzado. Es un político que ha cumplido con lo que prometió a ser –valor por el que se paga poco– que es dar voz a quien no la tiene en el Parlamento.

Referente en las luchas.

En las cúpulas de Podemos se ha escuchado muchas veces llamar El Guanche a Rodríguez. Bastante más que El Rasta. Tiene que ver con su carácter combativo, por su discurso irreductible. El ahora número tres de la formación morada es un referente de la lucha ciudadana en las islas. Concretamente en Tenerife, donde llegó a la política tras formar parte de las movilizaciones del 15M y de ser un garante de los derechos de los trabajadores en las batallas sindicales de los trabajadores de la refinería de Santa Cruz de Tenerife.

Perseverante en la defensa de los servicios públicos, este técnico superior en Química Ambiental despuntó desde joven a través de su afiliación comunista y en las movilizaciones estudiantiles contra la guerra en Irak.

Por las islas.

Alberto Rodríguez ha despuntado en la política de Estado desde su llegada al Congreso. Sin embargo, ha ejercido como diputado canario. Acompañó a Noemí Santana en su candidatura a la secretaría general del partido en las islas, y conoce de primera mano la problemática de las islas. Ha batallado en primera línea, por ejemplo, contra la construcción del macromuelle en Agaete.

Valorado.

Figura próxima a Pablo Iglesias, Alberto Rodríguez cuenta con el apoyo de distintos sectores del partido, que ponen en valor su carisma y trabajo. En las primarias internas, las últimas que ganó Pablo Iglesias, el diputado por Tenerife fue el tercer candidato más votado en todo el Estado, demostrando el crédito con el que cuenta entre los inscritos del partido morado.