El sector oficial abucheó al alcalde

El debate del gas eleva el enfrentamiento en el PSOE

23/03/2018

El cierre de campaña previo a la consulta en el Partido Socialista capitalino sobre la implantación del gas en Las Palmas de Gran Canaria acabó el miércoles por la noche con un enfrentamiento entre los sectores del dirigente local, Miguel Ángel Pérez -y por ende, del secretario insular, Sebastián Franquis- y del alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, que viene a añadir más tensión a la complicada situación interna que vive la formación.

Las Palmas de Gran Canaria

En la mesa redonda participaban, además del alcalde, el parlamentario y experto en Energía, Gustavo Matos, y el responsable en esta materia en la ejecutiva local, el concejal Roberto Santana. La presidenta del PSOE capitalino y exconsejera de Empleo, Industria y Energía del Gobierno de Canarias, Paquita Luengo fue la encargada de moderar el debate.

Después de una exposición de Hidalgo en la que relató la postura que ha mantenido el partido sobre este asunto a lo largo del tiempo -en el que Luengo se posicionó a favor en su etapa de consejera-, los ánimos empezaron a caldearse y «la moderadora abandonó su rol para pasar al de ponente, y mantuvieron un importante rifirrafe».

A partir de aquí, los «abucheos» al alcalde se sucedieron por parte del sector de Franquis y eran respondidos con aplausos por sus seguidores. Uno de los asistentes se levantó para preguntar si el acto era una «encerrona» a Augusto Hidalgo y le recriminó a la moderadora su intervención.

Los militantes del PSOE en Las Palmas de Gran Canaria están convocados a votar esta tarde sobre la posibilidad de que se instale gas en la ciudad, después de una campaña informativa que se ha prolongado varias semanas en la que distintos expertos, a favor y en contra, han explicado las ventajas e inconvenientes de utilizar esta fuente de energía. Esta consulta ha sido la primera decisión de alcance adoptada por Miguel Ángel Pérez después de ser elegido secretario local y una vez que Hidalgo señalara que si una empresa pide la instalación del gas, no puede negarse porque no contraviene ningún aspecto del planeamiento.