La diputada tinerfeña, que da relevo a Jorge González, se apoya en Manuel Fumero como secretario adjunto. / C7

Secretaria de Organización del Psoe Canarias

«El Partido Socialista está en su mejor momento y ha salido reforzado»

La diputada tinerfeña será la 'número dos' en la ejecutiva que encabeza Ángel Víctor Torres de cara a las próximas elecciones de 2023

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

Aún con la 'resaca' del congreso que celebraron los socialistas este fin de semana, Nira Fierro se enfrenta a un nuevo capítulo en su trayectoria política con «ilusión» y con la mirada puesta en consolidar las mayorías de cara a los próximos comicios.

-El presidente ha defendido contra viento y marea su propuesta para Organización. ¿Qué significa para usted este respaldo?

-Estoy muy agradecida al secretario general, Ángel Víctor Torres. No siempre es fácil que mujeres y jóvenes lleguen a puestos de responsabilidad, para eso hace falta tomar decisiones valientes y él lo ha hecho en 2017 y ahora también. No solo conmigo sino con más gente joven que se incorpora a una ejecutiva que en su mayoría son mujeres. Tengo muchas ganas de empezar.

-¿Ha tenido tiempo de discutir cómo compartirá la carga de trabajo con Manuel Fumero, secretario adjunto de Organización?

-Es curioso cómo son las cosas en política. Mi primer cargo de responsabilidad orgánica fue en la ejecutiva que él tuvo como secretario insular en Tenerife y ahora volvemos a trabajar juntos, con mayor responsabilidad en mi caso. Me da mucha tranquilidad que un perfil como el suyo, con su experiencia y su trayectoria, esté acompañándome en este camino. Tengo una magnífica relación con él y una gran confianza. Torres ha querido reforzar la organización de cara a consolidar la mayoría social y para eso necesitamos una maquinaria potente para alcanzar los objetivos.

-En este sentido, ¿hay plena sintonía dentro del partido? Como las negociaciones se alargaron hasta la madrugada...

-Sin lugar a duda. El Psoe está en sus mejores momentos y acaba de salir del congreso más fuerte y unido. Las negociaciones forman parte de la dinámica de los socialistas y hemos demostrado un vínculo impresionante en esta cita. También esa capacidad de resiliensia, de adaptarse para seguir siendo el motor de la transformación de Canarias ante los retos que tenemos. En este sentido estamos muy satisfechos porque ha sido un congreso de fraternidad socialista que nos hacía falta tras el parón de este año.

-Falta por resolver, sin embargo, la cuestión del liderazgo en Gran Canaria. ¿Cree que la disputa entre Augusto Hidalgo y Sebastián Franquis les pase factura en el Cabildo?

-El secretario general daba un mensaje contundente y realista en el congreso: el Psoe tiene que superar las diferencias internas para centrarnos en lo más importante que es seguir dando respuesta a la ciudadanía, y nuestros esfuerzos deben estar centrados en los retos de nuestra comunidad en cada una de las islas. Es cierto que son legítimas las alternativas en candidaturas en los procesos internos, pero debemos intentar el consenso y tener siempre la posibilidad de llegar a un acuerdo a través de la palabra.

-El diálogo no ha funcionado en Lanzarote. ¿Cuál es la situación?

-Lo que ha pasado es que el Partido Popular ha expulsado a los concejales y concejalas del Ayuntamiento de Arrecife. Ha adoptado una estrategia absolutamente desconectada de la realidad del municipio, posicionándose en la estrategia de Coalición Canaria. Nosotros optaremos siempre por la estabilidad. El Partido Socialista es un partido responsable, que tiene la mayoría del poder institucional en Canarias y así somos conscientes de que tenemos que garantizar la estabilidad.

-¿Temen que la oposición use la misma estrategia en La Palma y una vez que se acabe la emergencia del volcán les echen del poder?

-Quien piense ahora mismo en cualquier tipo de táctica política en La Palma está no solo en el error sino que debe tener un rechazo mayoritario por parte de la ciudadanía. Hasta hablarlo parece insultante, porque la situación que están viviendo los palmeros es absolutamente dramática. Donde deben estar -y sé que están- los esfuerzos de las instituciones es en dar respuesta a una situación que es inédita y que está causando mucho dolor a la ciudadanía. Los partidos deben estar a la altura como lo está el pacto de gobierno que está ahora en el Cabildo de La Palma, el Gobierno de España o los ayuntamientos implicados y no cabe otra cosa más que hablar de eso.

-El concepto de 'canariedad' marcó el discurso de Torres durante el congreso. ¿Está haciendo un buen trabajo el PSOE en la defensa de los intereses del archipiélago?

-La defensa de la 'canariedad' para los socialistas es la defensa de la excelencia que hay en nuestras islas: la científica, que estamos viendo, por ejemplo, con el volcán; la de nuestra cultura, defendiendo a nuestras escritoras y escritores o las producciones cinematográficas; la de nuestro territorio, con la Ley del cambio climático; o la protección de nuestro cielo y nuestro mar. Tenemos que defender todo ello desde la contundencia pero también tendiendo la mano sin complejos ni victimismos, como decía el presidente, para hacer que esta tierra crezca. El Gobierno de España no entiende de gritos sino de acuerdos y esa canariedad es la que peleamos y de la que queremos sentirnos orgullosos, más allá del relato tradicional.

-¿Es ese uno de los principales retos para los próximos años?

-Sin lugar a dudas, y con el panorama tras la pandemia, nuestro reto es dar respuesta a la modernización y transformación de Canarias gracias a los fondos europeos. Tenemos la oportunidad de reinventarnos para ser más productivos, apostando por sectores que nos hagan más competitivos con el empleo verde o la economía azul. Tenemos puestas las luces largas para dar oportunidad a nuestro jóvenes a través del empleo, sin dejar de lado otras cuestiones prioritarias que tienen que ver con acabar con las desigualdades que siguen existiendo en las islas y que la crisis ha agravado. Precisamente, todo esto es lo que hemos puesto de manifiesto en el congreso y lo que revalida nuestro compromiso con el adn histórico del partido.